Agentes de la Policía de Frontera de los Estados Unidos que se encontraban realizando operaciones de entrenamiento y cooperación en Guatemala, participaron de manera ilegal en la detención de una caravana migrante que partió desde Honduras con rumbo al país norteamericano en busca del añorado "sueño americano".

La operación irregular de las fuerzas migratorias de los Estados Unidos en suelo centroamericano ha puesto en evidencia el abuso de autoridad de los agentes, pues según las normas establecidas por el Departamento de Estado tienen estrictamente prohibido participar en tareas de seguridad propias de las policías de esos países.

Temas relacionados

Según recogió The Wall Street Journal, los agentes son del Departamento de Fronteras de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), dependientes del Departamento de Seguridad Interior (DHS), quienes ayudaron a conseguir autobuses y conductores para llevar a los migrantes de vuelta a Honduras y además participaron en la ejecución de la repatriación.

Los hechos se produjeron en enero, cuando se formó la primera caravana migrante del 2020, la cual logró cruzar hasta Guatemala y el día 15 de ese mes fueron interceptados por gentes del Departamento de Protección de Fronteras de Guatemalteco (Dipafront), en conjunto con las agentes estadounidense.

La primera caravana de migrantes hondureños partió en enero de 2020. (Foto: AFP)

De acorde a un documento al que tuvo acceso The Wall Street Journal, se trató de "una violación directa del acuerdo con el Departamento de Estado que además expone al gobierno de Estados Unidos a potenciales responsabilidades legales y financieras", afirma el informe elaborado por los demócratas del Senado estadounidense.

El informe detalla que la operación se ejecutó con fondos de la Agencia de Cooperación Internacional en Materia Antidrogas (INL, por sus siglas en inglés), que es parte del Departamento de Estado.

En concreto, se alquilaron tres microbuses para 12 pasajeros. Además, se detalla que durante la repatriación de los hondureños se separó a las mujeres de los hombres y los niños.

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Interior desconoció que si los menores de edad habían sido retornados sin el debido acompañamiento de sus padres y tampoco si a estos se les otorgó la posibilidad de optar a un asilo en México o Estados Unidos.

Vea además: Suman 3 hondureños muertos en caravana migrante, según defensora de DDHH