Además de disfrutar de todo el amor y la compañía que nos ofrecen las mascotas, los animales domésticos también pueden beneficiar el desarrollo emocional y social de los más pequeños de la casa.

Los vínculos que se establecen cuando se tiene una mascota pueden llegar a ser realmente fuertes y esa relación trae un bienestar.

Por lo tanto, puede ser de mucho beneficio que los niños tengan la oportunidad de tener una mascota.

Lea: ¿Por qué mi perro se orina en casa, en lugares inadecuados? ¡Mira la respuesta!

Uno de los principales beneficios del vínculo que se crea entre los niños y los animales de compañía es que les exige tomar responsabilidades y aprender valores como el respeto, el amor o el cuidado por los demás seres vivos.

Mejoras en sistema inmune

tunota hablo con el pediatra y neurólogo pediatra, Carlos Ponce, quien explica otros de los grandes beneficios para la salud de los niños que tiene este vínculo y que se ha demostrado a lo largo del tiempo.

“La interacción con los animales desde temprana edad, como ser los perros y gatos que son los que nosotros disponemos en nuestros hogares comúnmente, ayudan a los niños a esta disposición temprana, prácticamente de recién nacidos, a que mejoren su sistema inmunológico y que padezcan menos de muchas enfermedades como alergia, asma, porque se exponen a estos alergenos que andan estos animales y desarrollan mejores defensas”.

Asimismo, la influencia de un animal en la vida de un niño contribuye al desarrollo como persona.

“Mejora su autoestima, su seguridad y les da un sentido de aprendizaje como seres responsables de las mascotas. Entonces, les da ese sentimiento de autonomía con el animal que también crea responsabilidad”, mencionó Ponce.

Otro de los enormes beneficios y uno de los más importantes de la relación entre los animales y los niños es la compañía que, según la psicología, ayuda al desarrollo social.

Vea: ¿Sabes cómo debes cuidar las aves domésticas?

Una compañía

“La compañía de una mascota ayuda en la competencia social de los niños, estimula los sentidos, mejora el estado anímico, porque muchas veces los niños son dejados en casa porque los padres tienen que trabajar; entonces, estos se convierten en una compañía para ellos entonces mejora la psicomotricidad". reveló la psicóloga, Diana Maradiaga, para tunota.

"Fomenta la empatía y se hacen más sociables y comparten más con otros niños”, añadió.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta el tipo de mascotas que puede tener un menor, ya que no todos son recomendados para ellos.

"En algunos casos, los niños tienen que ser supervisados por un adulto por cualquier consecuencia que pueda haber. Yo recomiendo los más comunes como perros y gatos”, expresó Maradiaga.

Así que hoy por hoy, se ha demostrado a través de todos los años de estudio que ha llevado esto, que la presencia de una mascota sí favorece en el desarrollo de los niños.

En general, se puede decir que la compañía de un animal, mejora la calidad de vida de todo ser humano.

Por: Claudia Chacón.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.