Te levantas unos cuarenta minutos antes de “entrar” a trabajar, te bañas (si te apetece temprano, sino, luego), te pones ropa cómoda, tomas café y a sentarse frente al computador en el comedor, mueble o escritorio el resto del día, excepto para comer, que digamos no es el típico horario del medio día, sino, cuando se pueda.

¿Alguno por aquí se siente identificado? Porque les estoy contando mí caso con la modalidad teletrabajo. En casa me tachan de adicta al trabajo porque a veces hasta se me olvida comer por estar en reunión tras reunión; hay días más pesados que otros, pero luego veo tweets de personas diciendo “no cambio el teletrabajo por nada, es una maravilla”, ¡claro! tiene sus ventajas, más en tiempos de pandemia donde la seguridad de tu casa, con los tuyos, no la da ninguna oficina.

Durante estos casi seis meses de confinamiento, muchas compañías han estado preparándose para reincorporar a sus colaboradores. Pero, ¿realmente es necesario regresar? ¿Qué ganamos compartiendo espacio de trabajo?

Investigaciones

El debate alrededor de esas preguntas está muy fuerte, y no todo es blanco o negro, investigaciones como “Lo bueno, lo malo y lo desconocido sobre el teletrabajo”, realizadas por investigadores de la Universidad de Pensilvania, aseguran que trabajar un día o dos a la semana desde casa, es lo idóneo, algunas ventajas mencionadas incluyen:

  • Aumenta la motivación y productividad
  • Mejora el bienestar al reducir el estrés por los desplazamientos a la oficina
  • Mejora las finanzas al acortar gastos como gasolina o alimentos
  • Logra un mejor balance entre trabajo y familia

Pero entonces, ¿por qué no cambiar totalmente a teletrabajo cuando las tareas lo permiten?

El mismo estudio indica que hay consecuencias negativas graves para quienes trabajan en casa durante la mayor parte de la semana, principalmente se trata de la soledad.

No es lo mismo hablar por zoom con tus compañeros o amigos del trabajo para cosas puntuales, que hablar en los pasillos. Todo parece indicar que trabajar solo, reduce la posibilidad de crear ideas nuevas  e innovar; además, la soledad puede afectar al rendimiento, el razonamiento y la toma de decisiones.

Algo clave que señala el estudio es que trabajar solo reduce el sentido de permanencia hacia la empresa, pues se siente lejana o externa, como un trabajo freelance, cumplís y te vas (renuncias).

El papel de las compañías

Sin duda ante la pandemia, el trabajo a distancia se instauró casi que a la fuerza como la alternativa que permitía mantener la actividad de cientos de empresas, claro, si estas dotan a sus colaboradores de las herramientas necesarias.

En ese sentido, muchos trabajadores pueden verse tan abandonados, como los niños que no pueden recibir clases por no poder pagar internet, o siquiera tener una computadora o teléfono móvil.

¿Qué ocurre después de todos estos meses?

Adaptarnos. Pero no a todos nos ha ido bien, esa línea delgada entre la oficina y la casa ya se desvaneció, y debemos aprender a controlar la situación.

En los últimos días les he compartido en mi perfil de Instagram algunos cambios que he hecho en mi habitación para mejorar el trabajo desde casa, tener un escritorio en lugar de trabajar en el comedor, sí que te cambia la perspectiva.

Les dejo algunos consejos que me han funcionado:

1. Mentalizarse a que no se está en casa: cuando es la hora de trabajar, hay que bañarse y vestirse con ropa cómoda casual para sentir que estás entrando a una jornada laboral, esto mentalmente es poderoso, ¡no les voy a mentir! a veces difícil de cumplir, pero cuando lo hago, noto la diferencia en mi productividad.

2. Invertir en el lugar de trabajo en casa: como les comenté, hice algunas compras como un escritorio personalizado, elementos de oficina, de hecho hasta pintar las paredes, ya que anteriormente los colores eran opacos y definitivamente no invitaban a mantenerse despierto. Tener un espacio con luz natural y buena ventilación es clave.

3. Organizar la jornada de trabajo: agenda, tareas y tiempos, horas de almuerzo y un "time out" para hacer ejercicios o tomar descansos (sin abusar verdad).

Cuéntenme cómo les ha ido con el teletrabajo en época de pandemia, ¿qué modalidad prefieren? Platiquemos en mi Instagram o Twitter.