Organizaciones de derechos humanos lanzan alerta internacional para denunciar que el pasado (11.09.2021) la Corte de Apelaciones de Comayagua, en el centro de Honduras, declaró parcialmente con lugar el Recurso de Apelación interpuesto por los abogados del policía acusado de la muerte de Keyla Martínez.

Según denuncian, con esta acción se pretende modificar la tipificación del delito de femicidio agravado a homicidio simple. Fallo que a criterio de los denunciantes está orientado a reducir las penas de prisión para el policía Harold Rolando Perdomo Sarmiento.

Este último, según investigaciones sería el responsable del asesinato de la estudiante de enfermería, Keyla Martínez, el pasado (07.02.2021) en la Jefatura Departamental de la Policía Nacional en La Esperanza, Intibucá.

Lea también: Policías agreden a periodista hondureño, el mismo que recibió amenazas por cubrir caso Keyla Martínez

En ese sentido, el procedimiento judicial preocupa a organizaciones de derechos humanos y cuestionan que el Poder Judicial haya hecho caso omiso a las recomendaciones de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas Para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH).

Cabe recordar que, la OACNUDH dijo en su momento que los hechos entorno a la muerte de Keyla Martínez, podría ser constitutivo de una ejecución extrajudicial.  

De acuerdo a la denuncia humanitaria, con esta modificación del delito existe la intención de reducir la pena carcelaria y, evitar que el caso de Keyla Martínez se convierta en el primer caso tipificado en el país de una ejecución extrajudicial que implica al Estado Honduras.

https://www.youtube.com/watch?v=F0-UBhOKQxI

Caso Keyla Martínez

Keyla Martínez, de 26 años de edad, fue asesinada el pasado 7 de febrero de 2021 al interior de una de las celdas de la posta policial número 10 en La EsperanzaIntibucá, al occidente de Honduras.

Los agentes de la Policía Nacional indicaron que la joven, quien en ese momento se encontraba bajo los efectos del alcohol, se suicidó.

No obstante, un dictamen forense contradijo esa versión y confirmó que se trató de un homicidio. Keyla Martínez, murió por asfixia mecánica (estrangulamiento), según determinó la Fiscalía hondureña.

Dictamen forense

Asimismo, Medicina Forense determinó que la prueba toxicológica dio como resultado que Keyla había dado negativo por drogas pero positiva por alcohol.

El documento del examen también descartó una violación, luego del análisis de ADN, pero si que se trató de un homicidio.

Las investigaciones del Ministerio Público determinaron que el policía Harold Perdomo Sarmiento estuvo en el interior de la celda donde permanecía Martínez entre cinco y seis minutos; y luego se mantuvo fuera de la celda de forma sospechosa.

Además, los Fiscales e investigadores determinaron que existió manipulación en la escena del crimen por parte del mismo policía; por lo que se trató de un homicidio y no de un suicidio como se quiso aparentar.