El covid-19 y las tormentas tropicales Eta y Iota vinieron a impactar en la débil economía de Honduras. Las autoridades acudieron nuevamente a préstamos con organismos internacionales a fin de hacerle frente a la situación de calamidad que estos fenómenos dejaron en el país.

La pandemia tocó a Honduras con un precario sistema de salud y desató lo que se supone un acto de corrupción por la compra de siete hospitales móviles para atender la emergencia sanitaria.

PUEDE LEER: Mesa Multisectorial revela cómo sería la circulación en enero de 2021 en Honduras

Mientras que Eta y Iota se ensañaron con el país dejando millonarias pérdidas y miles de hondureños afectados, algunos que todavía viven en chozas improvisadas en la zona norte del país, tras perder sus viviendas por las inundaciones causadas por los fenómenos naturales.

Tunota.com te trae un resumen de lo más impactante en Honduras, que comenzó el año 2020 con caravanas de migrantes, el impacto del coronavirus, Eta y Iota.

Migración

Entre el 14 y 15 de enero de 2020 más de 3,500 personas, entre ellas mujeres y niños salieron en caravana rumbo a Estados Unidos desde los puntos aduaneros de Corinto y Agua Caliente, fronterizos con Guatemala. El plan fracasó por las nuevas medidas adoptadas entre México y Estados Unidos.

Imagen de referencia de las caravanas de migrantes que salen desde Honduras. Foto tomada de BBC

El 31 de enero salió la segunda caravana de 2020. Al menos 200 personas emprendieron de nuevo su intento por cruzar fronteras después de ser deportados la primera vez desde México.

Covid-19

El 11 de marzo de 2020 la Secretaría de Salud de Honduras confirmó los dos primeros casos del nuevo coronavirus en el país. Se trató de mujer embarazada de 42 años, quien llegó a Tegucigalpa el país el 4 de marzo en un avión procedente de España. La segunda afectada fue otra mujer de 37 años que llegó de Suiza el 5 de marzo.

Las autoridades de Honduras confirmaban el 11 de marzo los primeros dos casos de covid-19.

Para el 16 de marzo, el gobierno determinó cerrar fronteras y decretó estado de excepción por el coronavirus. Mediante decreto quedaron suspendidas las labores en el sector público y privado, el servicio de transporte, las actividades comerciales, los eventos sociales y las celebraciones religiosas.

El 26 de marzo se confirmó que un hombre de 60 años se convirtió en el primer muerto por covid-19 en el país. Para esa fecha ya se registraban 52 casos confirmados, la mayoría de ellos en el departamento de Cortés y el Distrito Central. Las autoridades de Salud informaron que el adulto mayor murió el 25 de marzo en el hospital Leonardo Martínez de San Pedro Sula y era originario de Villanueva.

Reapertura económica

Honduras inició el 8 de junio el proceso gradual de reapertura de su economía tras casi tres meses de paralización por la pandemia del coronavirus, urgida por la pérdida masiva de empleos.

Después de un paro por cinco meses el transporte público de pasajeros se reanudó a partir del 10 de agosto, y el 11 del mismo mes se reanudaron los vuelos nacionales en el marco de la reactivación económica.

Bajo medidas de bioseguridad Honduras reabrió su economía el 8 de junio. Foto: Efe

El 17 de agosto se reactivó el transporte aéreo internacional bajo las debidas medidas de bioseguridad por la pandemia de covid-19.

Entre el 9 y 12 de octubre, después de casi siete meses de cierre, Honduras reabrió sus fronteras con El Salvador, Guatemala y Nicaragua, con el fin de reactivar el turismo y la economía. El transporte internacional de pasajeros inició el 26 de octubre.

Escándalo por compa de Hospitales móviles

La supuesta estafa en la compra por casi 47 millones de dólares en Turquía de siete hospitales móviles para atender pacientes con covid-19 sacudió el 22 de junio a Honduras, donde los servicios sanitarios estaban desbordados por la pandemia.

La empresa gubernamental Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) pagó por adelantado casi 1,200 millones de lempiras por 3 hospitales de 91 camas y 4 de 51 que tuvieron que haber llegado al país en mayo, tras la orden de compra hecha a finales de marzo y principios de abril.

Buque que trajo los primeros dos hospitales móviles desde Turquía a Honduras.

La transacción la hizo el director de Invest-H, Marco Bográn, a través de un intermediario, Axel López, con sede en Orlando (Florida), en Estados Unidos.

El exdirector de Invest-H, Marco Bográn, es investigado por actos de corrupción en la compra de hospitales móviles. Foto: Ministerio Público

Una empresa de Ankara, SDI Global LLC, explicó a través de un comunicado que López le había solicitado desde Orlando una propuesta sobre los hospitales, en nombre de una compañía, Elmed Medical Systems y Hospitales Móviles.

Sin embargo, lo único que hizo López con el documento de la empresa turca fue usar su logotipo para crear “una propuesta falsa” para poder hacer la transacción.

Axel López, originario de Guatemala y residente en Estados Unidos es quien vendió los hospitales móviles a Honduras.

El Ministerio Público tomó declaración en su condición de investigado al director de Invest-H a Marco Bográn por suponerlo responsable de fraude, abuso de autoridad y malversación de caudales públicos. Hasta la fecha las investigaciones en torno a la compra de los hospitales continuarían por parte de la Fiscalía que lleva al menos 30 líneas de investigación que incluye a otros funcionarios de Invest-H, Salud, Copeco, y empresarios.

Llegada de primeros hospitales

En medio del escándalo por corrupción, el 10 de julio llegaron los primeros dos hospitales a Puerto Cortés, designados para San Pedro Sula y Tegucigalpa. De estos solo el de la ciudad industrial está funcionando, mientras el de Tegucigalpa comenzaría a recibir los primeros pacientes en enero.

Solo el hospital móvil de San Pedro Sula está en funcionamiento. Foto: Invest-H

Otras dos unidades hospitalarias correspondientes para Choluteca y Santa Rosa de Copán llegaron el 11 de octubre.

Sin anuncio previo, las autoridades de Invest informaron que los tres hospitales restantes, el de La Ceiba, Juticalpa y Danlí, llegaron a Puerto Cortés el 19 de noviembre.

Inspección de contenedores donde venían hospitales móviles. Foto: Opsa

Los cinco hospitales comenzarían a operar entre enero y febrero del próximo año, casi un año después del inicio de la pandemia en el país y en medio de la inconformidad del pueblo, denuncias de corrupción y sin ningún supuesto responsable en prisión.

Se reactivan las caravanas de migrantes

Aún en medio de la pandemia, el 30 de septiembre cientos de personas salieron desde la ciudad de San Pedro Sula, en dirección a la frontera con Guatemala en su intento por cruzar con México y llegar a frontera con Estados Unidos. Los hondureños fueron deportados días después tras su fallido intento de migrar.

Un grupo de hondureños cuando salían de Honduras a fronteras con Guatemala. Foto: Vatican News

El 9 de diciembre una caravana de unos 500 hondureños emprendió un viaje rumbo a Estados Unidos. El éxodo ocurrió dos días después que el gobierno de Estados Unidos ampliara el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) hasta octubre de 2021 para los hondureños que ya están amparados por este programa desde 1999.

Tormentas Eta y Iota

El 4 de noviembre ingresó al país la tormenta Eta. El gobierno decretó alerta roja debido a las fuertes lluvias que desbordaron ríos y dejaron severas inundaciones sobre todo en la zona norte y occidente. Miles de hondureños quedaron damnificados, además, el fenómeno provocó derrumbes y cortes de carreteras.

La tormenta Iota entró al país el 17 de noviembre, también descargando su furia en el norte y occidente del país que continuaban inundados tras el paso de Eta.

Una aldea del occidente de Honduras fue sepultada por el derrumbe de un cerro. Foto Efe

De acuerdo con datos oficiales, los fenómenos tropicales dejaron 4.5 millones de personas afectadas, de las que unas cien mil aún están en albergues, y lamentablemente 100 personas perdieron la vida y 11 están desaparecidas.

De acuerdo con un informe que entregó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) al gobierno, el paso de Eta y Iota dejó más de 45 mil millones de lempiras en pérdidas en Honduras.