Estos seres de dos o cuatro patas, a veces con alas o quizá animales acuáticos, han llegado a salvar la vida de las personas de distintas maneras, sobre todo con terapias.

La terapia asistida por animales es un campo de esparcimiento que utiliza a perros, gatos, caballos, delfines u otros animales para ayudar a las personas a afrontar enfermedades.

También, a recuperarse de los problemas de salud, como ansiedad, depresión o cualquier tipo de discapacidad, entre otras enfermedades.

Estas terapias se llevan a cabo a través de interacciones con los animales que se utilizan como parte del tratamiento.

Lea: ¿Sabes cómo debes cuidar las aves domésticas?

El objetivo principal de estas acciones es lograr una mejoría física, emocional, cognitiva y social de los pacientes que están en tratamiento.

En Honduras, solo hay un establecimiento especializado en la terapia asistida con animales.

Centro especializado

Se trata de Cenhtaa, un centro especializado en ayudar a niños, jóvenes y ancianos con alguna discapacidad física o intelectual a través del contacto con los animales.

“Tratamos el área de discapacidad intelectual y física, enfermedades como parálisis, autismo, síndrome de down, parálisis cerebral, problemas de lenguaje, entre otros padecimientos”, expresó a tunota Juan Montenegro, fundador y director de Cenhtaa.

“La pieza principal son los perros, caballos y animales de granja; contamos con patos, pavo real, conejos, guacamayos, gallinas, entre otros”.

Terapia.

La labor que se realiza en este tipo de centros es tan importante para las personas con alguna discapacidad o enfermedad, que científicamente está comprobada la efectividad que tiene la terapia asistida con animales.

“El animal ayuda a las personas a estimular la memoria, la atención, calmar la ansiedad, la depresión, personas con epilepsia", dijo la psicóloga Katherine Moncada.

"Además, la presencia de la mascota mantiene en calma a las personas, convirtiendo al animal en un punto focal que ayuda a controlar estas condiciones”,

Sin embargo, no todo ha salido bien; la pandemia ha llegado a afectar este centro, así como a todos los hondureños, a tal punto que hasta han pensado en cerrar.

Valiosa información

“Gracias a Dios seguimos en pie, pero hemos pensado en cerrar porque no contamos con apoyo", mencionó Montenegro.

"Antes de la pandemia, algunas empresas privadas nos donaban medicamentos y alimentos para los animales, pero a raíz de la crisis ya no contamos con ese apoyo”, añadió.

Si necesitas de estas terapias o conoces a alguien que pueda necesitarlas, o bien, quieres ser voluntario en el centro o realizar donaciones, no dudes en contactarlos a través de su página de Facebook “Cenhtaa”.

Están en el kilómetro 8 de la carretera a Oriente, junto a la Residencial Villas del Campo, en Tegucigalpa.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.