El consumo de mariscos en la dieta alimenticia es recomendado, siempre acatando órdenes médicas, pues algunas personas pueden ser alérgicas y deberán reemplazar con otros los beneficios y nutrientes de los alimentos del mar.

Hay algunos restaurantes que se dedican exclusivamente a ofrecer productos marinos en su menú principal, otros solo como un complemento, pero siempre se consume.

Según portales de nutrición, en ellos se encuentras vitaminas y minerales como calcio, sodio, yodo, magnesio, zinc, potasio, fósforo, hierro y vitaminas de los grupos A, B, D y E.

Lea: ¿Cómo diseñar un menú de comidas exitoso, aún en pandemia?

También es preciso conocer que hay algunos síntomas que te indicarán que sufres de una intoxicación, según sitios médicos, los que generalmente aparecen entre dos y 12 horas después de haberlos consumido.

Estos pueden ser:

-Cólicos abdominales: dan la sensación de aire acumulado en la zona del abdomen.

-Diarrea (intensa y acuosa): idas frecuentes al baño, con dolor o no.

-Náuseas y vómitos. es frecuente, pues el cuerpo está hablando y debe atenderse.

-Disminución del apetito y malestar general: esto por el impacto del alimento en el estómago.

Estos síntomas pueden empeorar si bebió alcohol durante el consumo de su comida.

Vea: Consejos básicos que te ayudarán a iniciar como repostero principiante

Recomendaciones

Las intoxicaciones deben evitarse. Por eso, para conocer más sobre cómo evitarlas y qué cuidados tener al momento de manipularlos, tunota dialogó con la chef en proceso, Stephanie Perdomo, quién brindo algunas sugerencias:

1.Evitar la contaminación cruzada. Esto sucede cuando no se ha hecho una limpieza adecuada en mesas de cocina, utensilios que no fueron desinfectados, y aún en las manos que preparó dichos mariscos.

 Por eso es bueno lavar con frecuencias las manos y más cuando se está al contacto de mariscos.

2. No consumir ningún tipo de mariscos crudos o mal cocinado. Mantener un alto cuidado del estado de cocción de los alimentos.

Si bien es cierto, hay algunos platillos en los que se permiten los mariscos crudos, por lo que se debe tener mucho cuidado si usted es alérgico a ellos, mediante un diagnóstico médico.

3. El jugo de limón no destruyen las posibles bacterias. Cada marisco tiene sus técnicas de preparación y algunos disponen lavarles o cocinarles solo con el jugo de limón, pero se debe investigar si eso es efectivo para ingerir sanamente y evitar problemas intestinales.

4. Lavado de manos. Con frecuencia, siempre antes de cocinar o limpiar alguna clase de mariscos, las manos se deben desinfectar muy bien. Quien los consumirá también debe hacerlo.

5. Compra tus mariscos en lugares autorizados. Hay centros especialistas en la venta de mariscos, que importan o se dedican a la venta exclusiva de estos, por lo que se debe evaluar si los mantienen en condiciones adecuados para evitar su descomposición.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.