La agente especial a cargo de la División de Operaciones Especiales de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Wendy C. Woolcock, emitió un comunicado con respecto a la sentencia del hondureño Juan Antonio "Tony" Hernández, hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, condenado a cadena perpetua más 30 años de prisión por cuatro delitos ligados al narcotráfico.

En su informe, publicado un día después de conocer la decisión del juez Kevin Castel, la DEA calificó al excongresista hondureño de desempeñar "un papel de liderazgo en una violenta conspiración de tráfico de drogas patrocinada por el Estado", que dirige su hermano Juan Orlando Hernández, quien funge como presidente del país centroamericano desde 2014 y también se desempeñó como titular del Congreso Nacional durante el mandato de Porfirio Lobo Sosa.

De acuerdo con la DEA, "el excongresista hondureño Juan Antonio Hernández Alvarado estuvo involucrado en todas las etapas del tráfico a través de Honduras de cargas de varias toneladas de cocaína destinadas a Estados Unidos".

Asimismo, el documento agrega que Tony se jactó de su estatus político y el de su hermano para sobornar a "funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para proteger los envíos de drogas, organizó una seguridad fuertemente armada para los envíos de cocaína y negoció grandes sobornos de los principales narcotraficantes a poderosas figuras políticas, incluidos los presidentes anteriores y actuales de Honduras".

https://youtu.be/JadjrWbQpn4

Inicios de Tony Hernández

El extenso documento revela que Tony Hernández inició en el mundo del narcotráfico alrededor de 2004 cuando comenzó a brindar información confidencial sobre las fuerzas del orden y el Ejército a los principales narcotraficantes hondureños Víctor Hugo Díaz Morales, alias "El Rojo" y Héctor Emilio Fernández Rosa, alias "Don H."

"A lo largo de su relación, Tony Hernández ayudó a Fernández Rosa y Díaz Morales a distribuir aproximadamente 140 mil kilogramos de cocaína", indicó la DEA.

"Para 2008, el tráfico de narcóticos de Tony Hernández se había expandido y también estaba fabricando su propia cocaína en un laboratorio que controlaba cerca de El Aceitico, Colombia. Tony Hernández les dijo a sus co-conspiradores que parte de la cocaína fabricada en su laboratorio estaba sellada con sus iniciales "TH", y una fotografía de un kilogramo de cocaína sellada con "TH" fue interceptada durante el curso de la investigación", agrega el informe.

Según la investigación, a partir de 2008 Tony Hernández se asoció con Amilcar Alexander Ardon Soriano, exnarcotraficante y exalcalde del municipio de El Paraíso, Copán, bajo la protección del liderazgo del Partido Nacional.

"Tony Hernández y Ardon Soriano obtuvieron protección contra la investigación, el arresto y la extradición a través de sobornos masivos pagados a políticos de alto rango, incluidos, entre otros, Porfirio 'Pepe' Lobo Sosa y Juan Orlando Hernández", reveló el informe de la gente especial a cargo, Wendy C. Woolcock.

La información que obtuvo la DEA indica, además que entre 2015 y 2017, Tony Hernández y Juan Orlando Hernández continuaron obteniendo grandes sumas de ganancias de las drogas para las campañas del Partido Nacional a cambio de proteger a los narcotraficantes.

"Durante la campaña de 2013, Tony Hernández aceptó 1 millón de dólares del exlíder del Cartel de Sinaloa, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias "El Chapo", para apoyar la campaña presidencial de Juan Orlando Hernández", apuntan.

https://twitter.com/DEAHQ/status/1377266029466939392

Una victoria para Estados Unidos y Honduras

La gente especial a cargo Wendy C. Woolcock calificó que "la condena y sentencia de Tony Hernández es un recordatorio de que no existe una posición lo suficientemente poderosa como para protegerte de enfrentarte a la justicia cuando violas las leyes estadounidenses sobre drogas al enviar toneladas de cocaína a nuestro país".

Asimismo, apuntó que así como es de "importante para el pueblo de los Estados Unidos, también es importante para los ciudadanos de Honduras a quienes Hernández intencionalmente puso en peligro para su propio beneficio personal".

"La sentencia de hoy es una victoria para el estado de derecho y estamos agradecidos a nuestros socios federales e internacionales que lo hicieron posible", sentenció Woolcock.

Vea además: ¿Tony Hernández ahora será colaborador y testificará contra otros narcos hondureños en Estados Unidos? Abogado penalista explica