Real Sociedad y Almería firmaron las tablas a dos en la 31ª jornada de LaLiga en un empate que, claramente, no convence ni a locales ni a visitantes, sobre todo a los primeros en la carrera por hacerse con una plaza europea para la temporada que viene.

Arrancó bien la Real el encuentro, con una primera llegada antes incluso de que algunos espectadores se sentaran en sus localidades. Mikel Merino conectó con el exterior de la bota un gran centro desde el córner de su compañero Ander Barrenetxea, aunque un buen Luis Maximiano estuvo atento para repelerlo.

El dominio fue claramente local en los primeros minutos de partido, aunque las ocasiones de poder estrenar el marcador no fueron en consonancia y tampoco resultó ser un contexto excesivamente incómodo para el Almería.

Y cuando más parado estaba el encuentro, apareció Adrián Embarba. En una pugna por un balón aéreo con Hamari Traoré, que inexplicablemente se tiró a la hierba para buscar la falta en ataque, el extremo madrileño se quedó solo ante Álex Remiro para rematar a placer y poner a su equipo por delante. La Real pidió la intervención del VAR, aunque se impuso la decisión de Isidro Díaz de Mera.

En la siguiente jugada, Sheraldo Becker igualó la contienda tras un centro medido de Javi Galán desde la banda.

El empate se tradujo en un chute de confianza para los de Imanol Alguacil, quienes se volcaron en ataque para buscar irse al descanso por delante en el marcador, pero un gran Maximiano con una doble parada, primero a Galán y luego a Becker, sobre la línea, lo evitó.

Otro factor determinante para que la Real no marcase el segundo antes de embocar el túnel de vestuarios fue el travesaño. Una jugada trenzada a las mil maravillas hizo que Becker, en línea de fondo, pudiese asistir atrás a un Martín Zubimendi cuyo trallazo besó el larguero de la meta almeriense.

Segunda parte

Con la reanudación del encuentro, la cosa siguió igual. Con una Real imperante y que casi se encuentra con la remontada nada más empezar la segunda parte, aunque un fuera de juego de Galán anuló el posterior centro del lateral extremeño y que acabó en gol gracias a un remate de Oyarzabal.

A esta ocasión le siguió una jugada casi maradoniana de un Arsen Zakharyan que avanzó líneas desde el centro del campo y, tras dejar en el suelo a Lucas Robertone con un gran regate, no dudó en pegarle al borde del área, aunque el lanzamiento se fue ligeramente desviado.

Es ahí cuando apareció un desmarque sublime de, una vez más, Sheraldo Becker, el hombre del partido. Martín Zubimendi leyó a la perfección su desmarque y ya una vez en el área, el de Surinam asistió de primeras para que Oyarzabal rematase solo en boca de gol.

Lee: Quién es la exesposa de Kaká, que se separó de él por ser "perfecto"

Con el encuentro ya controlado de cabo a rabo, al Almería no le quedó otra que ser valiente, ya que no tenía nada que perder. Es ahí cuando, en una confusión de la zaga local con su guardameta, casi regalan el gol al conjunto andaluz, aunque el lanzamiento de Largie Ramazani se fue fuera.

El Almería aprovechó un despiste de conjunto realista. Un buen contraataque encontró el premio en un penalti de Igor Zubeldia sobre el Choco Lozano que se saldó con roja directa para el central. Embarba transformaría desde los once metros el gol de la igualada.

Es más, el Almería tuvo el gol de la victoria, aunque el disparo de Ramazani, quien recibió el balón dentro del área ya esquinado y muy forzado, se fue al lateral de la red de Remiro.

Vea: ¡Histórico! El Leverkusen de Xabi Alonso se corona campeón alemán con goleada