Los jugadores han sido duramente criticados por olvidar en la cancha las medidas de bioseguridad condicionadas para que la Bundesliga reanude lo que le resta de temporada.

El Berlín se llevó los tres puntos al golear 3-0 a su rival; sin embargo lo que llamó la atención fue que en el calor de la emoción al anotar, Dedryck Boyata, le plantó un beso a Marko Grujic.

Mientras que en el partido final de los seis partidos pautados a jugarse el sábado 16 de mayo entre el Eintracht Fráncfort y el Borussia Mönchengladbach, el jugador Marcus Thuram hizo el 2-0 para Los Potros y posteriormente besó a un compañero en la mejilla.

Finalmente, en el partido estelar entre el Borussia Dourtmound y el Shalke 04, el futbolista Hummels se sonó la nariz tirando sus fluidos nasales en el campo.

Por esta situación la afición del Dourtmound criticó severamente a Hummels por realizar una acción que científicamente se ha comprobado es una manera de transmisión del covid-19.

Sanciones

Al conocerse las reglas sanitarias alemanas para el retorno del fútbol en tierras teutones por las siguientes horas al finalizar los partidos se mantenía la incógnita si habrán sanciones o si se presentan incidentes como este en los próximos partidos serán estrictos en marcar un precedente, se conoció al menos que no tendrán un castigo.

De acuerdo al medio británico The Sun, Thuram, de 22 años, hijo de la leyenda de Francia, Lilian, no será castigado por los jefes de la Bundesliga después de que se confirmó que no tomarán medidas contra los jugadores que no cumplan con las pautas.

Te puede interesar: Bundesliga marca el regreso del fútbol mundial en época de coronavirus