El futuro de Messi acaparó las portadas de los medios deportivos durante varios días, y el viernes cuando por fin se supo su decisión no fue diferente.

Pero previo a conocer si Leo se iba o se quedaba en el equipo Azulgrana, el diario español El Confidencial, en su editorial titulado ''Por qué Messi no es un digno capitán del Barcelona y nunca asume sus errores'', criticó con dureza al argentino por su rol como principal referente del plantel Culé.

El medio sostiene que el argentino nunca supo empatizar con el sufrimiento de los aficionados luego de la histórica derrota por 8 a 2 ante Bayern Munich en los cuartos de final de la Champions League que se desarrolló el pasado 14 de agosto.

''El silencio de Messi, con el paso de los días, se interpreta ya como un acto de cobardía'', fue una de las fuertes acusaciones que cayó sobre el lomo del "10".

Y agrega: ''Messi ha fracasado en el rol de portavoz del equipo. No es un buen capitán porque, aunque es el mejor en el césped, le falta liderazgo fuera para amortiguar los golpes, levantar la moral de los aficionados y ser, por encima de todo, un hombre de club'', escribió el periodista Ulises Sánchez-Flor, quien también recordó que el rosarino tampoco habló luego de las duras caídas ante Roma y Liverpool.

Uno de los párrafos más críticos hacia el accionar de Leo es en el que afirmaron que ''Messi lleva el brazalete porque es el crack, la estrella, el ídolo e, incluso, lo más conveniente por marketing. Le queda bien para la foto. Pero no es digno de llevarlo y, además, empieza a molestar en Barcelona que nunca asuma sus errores. Es un capitán de cartón piedra. De decoración. Ha demostrado que, en la derrota más humillante, él no pone la cara''.

Y cierra: ''Parece que cuando gana el Barça es siempre por Messi y cuando pierde no se siente responsable. Ni se le puede hacer culpable. No debería ser así. Su comportamiento es caprichoso e inmaduro''.

Te podría interesar: Messi: Le dije al presidente que me quería ir y me dijo que sí podía, al final no terminó cumpliendo su palabra