El entrenador hondureño, José de La Paz Herrera, mejor conocido como Chelato Uclés , firmó una emotiva carta antes de ser intervenido de su garganta este miércoles, en la que le colocarán una prótesis en su garganta para que le facilite la respiración.

Chelato estuvo interno por más de 15 días en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), donde fue asistido por un respirador mecánico, que le provocó daños en su garganta, por lo que será operado este día.

Pero, antes de ser ingresado al quirófano, el profesor Uclés dirigió un escrito en agradecimiento a todas las personas que le han dado su apoyo en los momentos más difíciles de su vida.

Vea: Así impactó en redes sociales la muerte de "El Macho" Figueroa

El escrito fue compartido en las redes sociales por su hijo, Rudy Urbina, quien en constantes ocasiones ha mantenido al tanto sobre el estado de salud de padre, a través de las redes sociales.

La carta de Chelato Uclés

"Por este medio deseo expresar mi agradecimiento, primeramente a Dios todopoderoso por haberme dado la posibilidad de llegar hasta mis 79 años. Me dediqué toda la vida a trabajar honradamente y en los momentos más críticos de mi vida siempre recibí el respaldo moral, económico de todos los sectores de la sociedad, comenzando por el presidente de la República y del Congreso Nacional, sumado de las cadenas de oración de todo el pueblo hondureño, gracias a las cuales superé la crisis del pie diabético", inicia la carta de Uclés.

En el escrito, el entrenador hondureño recordó los momentos difíciles que vivió al estar interno en el IHSS, donde asegura vio la muerte a la cara, pero "Dios me permitió regresar", manifiesta mediante el texto.

Junto a la carta, el hijo del exentrenador de Honduras en el Mundial España 82, publicó una fotografía de Uclés, mientras era trasladado en una silla de ruedas hacia el centro asistencial. ¡Fuerza Profe!

https://twitter.com/Chavelachaparro/status/1265634424504438786

Lea también: Jaime Villegas recuerda una anécdota con Roberto El Macho Figueroa... ¡Hasta le tuvo que poner un alto!