La pandemia del coronavirus que afecta a nuestro país con 4,189 casos y 182 fallecidos hasta la fecha, obligó a las autoridades de la Liga Nacional a cancelar el torneo Clausura sin declarar un campeón y descendido.

La mayoría de los equipos de la Primera División presentan problemas económicos y se agudizaron con la llegada del coronavirus, provocando antes de su suspensión en marzo, jugar partidos sin público.

Los casos más significativos son los del Club Vida de La Ceiba y el Real de Minas de Tegucigalpa, llevando a Raúl Caceres a renunciar y aseguró que el club capitalino que juega en Danlí, le adeuda más de 9 meses de salario.

Debido a esta situación económica, para el director de Deportes de HRN y analista de Deportes TVC, Julio César Núñez, sería un suicidio para los equipos de Primera División jugar a puertas cerradas.

https://twitter.com/jcnfutbol1/status/1265352134066929666

Además, Núñez considera que aumentar a 12 clubes eliminando el descenso sería el epitafio de la tumba del futbol hondureño.

La Liga Nacional y representantes de cada equipo se reunirán a finales de junio, según lo reveló el presidente, Wilfredo Guzmán, para confirmar el posible regreso del fútbol hondureño y las medidas que se tomaran.

Te puede interesar: Equipos de la Liga 5 Estrellas recibirían en junio ayuda de la FIFA