Lionel Messi volvió a vestir la camiseta del Barça en el primer amistoso de la era Koeman luego de la controversia si seguía o no en el equipo español.

El Azulgrana se enfrentó y ganó 3-1 ante el Nástic mientras aguarda por su debut en LaLiga de España que será recién ante Villarreal por la tercera fecha.

La Pulga, que disputó los primeros 45 minutos y luego fue reemplazado por el entrenador Ronald Koeman, tuvo un cruce con Javier Ribelles, futbolista del equipo de Tarragona.

''¿Qué hacés, boludo?''

Tras viralizarse las imágenes del altercado, el medio español buscó la opinión del jugador del Nástic sobre lo que había pasado en el terreno de juego.

"Yo tenía claro que no podía girar Messi, porque sino estás complicadísimo. En una de esas recibe de espaldas y le voy con todo. Dejó el balón, se dio vuelta y me dijo: '¿Qué hacés, boludo? Dejá de darme patadas', y yo me quedé sorprendido y le respondí que es el mejor y le tengo que dar patadas para que no gire", reveló en una entrevista con El Chiringuito.

Y agregó: "en el entretiempo le iba a pedir la camiseta pero estaba enfadado conmigo. Al final la cambié con Griezmann".

Además, contó sus sensaciones de tener que enfrentar y marcar al astro argentino. "Fue algo raro porque cuando dio la charla el míster y vi en la pizarra a Messi dije 'no puede ser'. Fue un sueño poder marcarlo", comentó. "Cada vez que agarraba el balón cambiaba el ritmo y hacía lo que quería", concluyó.

Te podría interesar: Jugador español ha recibido innumerables amenazas a muerte tras su incidente con Neymar