Nunca nadie pudo imaginar una salida de esta forma de Messi del Barcelona. El astro argentino permaneció por 20 años en la entidad azulgrana desde que llegó con 13 años pero ahora parece el divorcio más amargo.

Lionel Messi tampoco estuvo presente en el primer día de entrenamiento de la campaña 2020-2021 del Barcelona que ahora es dirigido por el holandés Ronald Koeman.

Los medios españoles informan que el argentino se mantiene "fuerte" en su postura de no presentarse a la sesión de práctica luego de que tampoco se presentó el domingo a las pruebas PCR (para detectar coronavirus) del equipo, donde incluso han asistido jugadores que están por salir del club blaugrana.

Messi ya no se considera de la plantilla del Barcelona y no asistirá a la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí aunque en el club azulgrana creen que todavía forma parte del equipo, y es parte de su obligación presentarse.

Según los convenios que mantienen en ambas partes y las leyes de la Liga Española, esto de no asistir es considerado como una falta grave para el futbolista, considerándolo como abandono de trabajo sin causa justificada.

https://twitter.com/elchiringuitotv/status/1300423973864452096

Con una tercera ausencia, entraría en una falta muy grave y eso podrá causarle una multa que podría ser de un mes de salario, para Messi equivalente a 4 millones de euros o en el menor de los casos imponerle una multa del 25 por ciento de su salario mensual, que es igual a un millón de euros.

Desde los despachos que trabajan a favor de Messi, creen que no es posible una sanción para su cliente, ya que desde que envió el burofax a la entidad blaugrana, ya no forma parte de la institución blaugrana. Sin embargo, la dirigencia del Barcelona no quiere meterle más leña al fuego y podrían reconsiderar la sanción o no aplicarla.

La prensa española maneja que a finales de semana habrá una reunión entre Jorge Messi, padre y agente del jugador, junto con el presidente azulgrana Jospe Bartomeu, para llegar a lo que quiere el futbolista: una salida amistosa. Sin embargo, desde el Barcelona no están dispuestos a ceder al derecho del pago de su cláusula de 700 millones de euros.

VER: MANCHESTER YA PREPARA LA BIENVENIDA PARA MESSI