José Mourinho no tuvo que esperar mucho del 2020 para sorprendernos con una de sus locuras.

El portugués fue protagonista en la derrota del Tottenham ante el Southampton por 1-0. Cuando vio la tarjeta amarilla por invadir el área técnica rival y acercarse a ver las notas que el entrenador del conjunto local, Ralph Hasenhüttl, estaba escribiendo durante el partido.

Te puede interesar: La Premier League recibe el 2020 con una obra de arte

En rueda de prensa después del partido, el técnico luso explicó el episodio sin dejar a un lado su estilo.

"Claramente, merecía la tarjeta amarilla. Fui grosero. Pero fui grosero con un idiota". Explico Mou.

También dijo que no podía revelar lo que le dijo en ese momento, porque utilizo "malas palabras con el tipo".

https://twitter.com/enunabaldosa/status/1212420535113654278

Por otro lado, Mourinho aseguró que la nueva derrota fuera de casa se debe a una mala dinámica del pasado.

"El mal resultado es la continuidad del año pasado. Durante 12 meses, ha sido muy difícil obtener resultados fuera de casa. Es difícil. El trabajo no se trata de comprar, se trata de trabajar con los jugadores en el campo, pero no tenemos tiempo para hacerlo", sentenció.

Lea también: El llanto de Mohamed, la imagen imborrable del título del Monterrey