El Real Madrid, reforzado en su confianza por la goleada ante el Galatasaray, sacó la apisonadora en Eibar, mostró su mejor cara y goleó.

Principalmente en la primera parte, cuando se mostró sin compasión en un partido en el que mandó desde el primer minuto.

El Real Madrid, como hizo ante el cuadro turco en la Champions, arrancó el partido francamente bien. Rompió la presión armera con precisión y velocidad.

Sus combinaciones salieron a la perfección y sentenció el encuentro prácticamente en la media hora inicial con un 0-3.

Además: Barcelona ganó sin brilla ante el Celta

Zidane dio entrada a Isco y Vinicius tratando de buscar su mejor rendimiento ante un rival que se mostraba inoperante cada vez que miraba al marcador.

El partido llevaba ya muchos minutos terminado en cuanto al resultado se refiere, y pese a ello, el Eibar no encontraba la forma de atacar.

Courtois logró superar el récord de imbatibilidad de Keylor Navas en el minuto 75, lo que se convirtió en el dato más destacable en ese momento.

Dos datos destacados en realidad del juego. Carvajal llegó a 250 partidos y Benzema superó a Puskas en el goleo del club.