El exjugador de rugby, Rowan Baxter, prendió fuego a un automóvil en el que viajaban su exesposa y sus tres hijos; todos fallecieron.

El atroz crimen ocurrió el miércoles en la ciudad de Brisbane, Australia. Las autoridades detallaron que Baxter roció con gasolina a los menores y a la mujer para luego prenderles fuego en el interior del auto.

De acuerdo con lo detallado hasta el momento, la mujer logró escapar del vehículo con severas quemaduras en su cuerpo y fue trasladada a un hospital, pero no murió horas más tarde.

Asimismo, un hombre tuvo que ser hospitalizado tras haber sufrido quemaduras en su rostro y brazos, ya que intentó salvar a los niños.

Te puede interesar: Así es la tumba donde descansa Kobe Bryant junto a su hija Gigi

Según medios locales, el exjugador de rugby league portaba un cuchillo y no dejaba que ningún testigo se acercara para prestar ayuda, luego, terminó enterrándose el arma blanca en el estómago, lo que acabó con su vida.

https://twitter.com/9NewsAUS/status/1230271493721874432

Todo indicaba que eran una familia feliz, pese a haberse distanciado como pareja en 2019. Los tres niños eran menores de 10 años y habían sido el resultado de un matrimonio de una década.

https://twitter.com/9NewsAUS/status/1230280906184720385

La pareja estaba tratando de llegar a un acuerdo por la custodia de los niños, pero todo este proceso era llevado con la mayor tranquilidad y respeto.

No obstante, en las últimas horas se conoció que el divorcio y la disputa de sus hijos llevó a Rowan Baxter a caer en depresión, por lo que, se volvió más agresivo, según el relato de un amigo del exjugador.

Foto: 9NEWS Australia

“Rowan la había estado pasando realmente mal durante el último tiempo debido a la separación. Estaba pasando por una depresión, no era tanto que su compañera lo dejara, sino que el corte de acceso a los niños era lo más difícil para él”.

En enero de 2020, cuando la matrimonio ya se había divorciado, los oficiales de Queensland habían recibido un llamado de auxilio por un caso de violencia de género que había tenido como agresor a Baxter.