Su historia dio vuelta al mundo. Nadia, de 23 años, una enfermera rusa que fue fotografiada en bikini y usando una bata transparente mientras atendía a pacientes con covid-19 vuelve a ser noticia.

La joven fue amonestada por las autoridades del hospital Clínico Regional de Tula y ahora ella teme perder su trabajo por completo.

Temas relacionados

Nadia señaló que el traje le causaba mucho calor y decidió cambiarlo sin notar que el nuevo era casi transparente.

La imagen de la enfermera se viralizó en redes sociales

Tras la publicación de la foto y su testimonio, médicos y otros colegas afirmaron que había escasez de ropa interior segura para usar debajo de las batas protectoras en las salas de coronavirus.

Otro médico comentó: "Ahora está muy estresada. Está en estado de shock y teme perder su trabajo por completo".

La otra curiosidad es cómo el anciano observa a la joven

Nueva oferta de trabajo

Pero no todo ha sido malo para Nadia. Tras salir a la luz su historia, la directora de una marca de lencería le ofreció a la enfermera convertirse en modelo de nuestra su marca de ropa interior.

"Estamos listos para entregar varios conjuntos de nuevos productos exclusivos para la adaptación, y en el futuro planeamos concluir un acuerdo anual con ella", dijo Anastasia Yakusheva.

Por su parte, la enfermera que estudió en la Universidad Médica Estatal de Riazánno no se ha pronunciado al respecto.

Te podría interesar: Oxford amplía a niños y ancianos los ensayos clínicos de su vacuna de coronavirus