La joven Alejandra Barahona, conocida en el mundo del contenido para adultos como Alejandra Baravas, se ha viralizado en las redes sociales por ser la primera hondureña en compartir su experiencia en la plataforma OnlyFans.

Alejandra, de 24 años de edad, cuenta con un perfil de OnlyFans en el que cobra 10 dólares mensuales por la suscripción, dinero con el que se sustenta, ya que actualmente ese es su único trabajo. Además, la hondureña contó que puede obtener más ganancias si sus seguidores le dan propinas por "fotos especiales".

Actualmente, en dicha plataforma cuenta con unos 290 suscriptores que logró obtener en dos semanas.

"Yo siempre me he sentido sexy y subía fotos a Instagram y muchas personas me escribieron que por qué en lugar de estar regalando ese contenido por qué no lo vendía y yo dije 'vamos a hacer dinero'", recordó sobre sus inicios en la plataforma.

Lea también: Publican polémico vídeo de Vicente Fernández tocándole el seno a una seguidora

Actualmente Alejandra Baravas cuenta con más de 60 mil seguidores en su cuenta de Instagram donde promociona su perfil y comparte fotografías "subidas de tono".

"Me motivaron a abrir un perfil de OnlyFans, yo pensaba si aquí en Honduras el pack sale de gratis, ¿por qué no venderlo?", agregó entre risas.

Además, explicó que "mi familia no opina nada porque según yo no saben, sin embargo, mi hermana opinó y dijo que le daba un poquito de pena, pero es algo que normalmente todo mundo hace".

Baravas reveló que en su primer día en OnlyFans ganó un aproximado de 400 dólares (unos 9 mil 600 lempiras).

"Mi contenido es erótico, no es 100 por ciento desnudo, pero son temas eróticos", remarcó.

Por otro lado, la catracha reveló que por su trabajo ha recibido comentarios como que se trata de "prostitución", algo que negó rotundamente.

Los tatuajes de Baravas cubren su cuerpo y en cada fotografía que publica se pueden observar, se han convertido en su sello personal en la plataforma..

Además: Así es Mati Khalifa, la hermana de Mia que sueña con seguir sus pasos en el cine para adultos