La pandemia y poco apoyo demostrado siguen afectado el arte hondureño. Además, la venta de obras ha pasado a segundo plano porque muchas personas que hoy ya
no toman su adquisición como una prioridad.

Sin embargo, el artista hondureño es esforzado y soñador, y aún en tiempo de pandemia se ha mantenido firme por su amor al arte. El coordinador de la Escuela Nacional de Bellas Artes, Gabriel Zaldívar, considera que “la formación artística hoy es
bien complicada, porque dicen las especialistas que el desarrollo de las clases artísticas en un formato virtual afecta los procesos. No es lo mismo que un formato presencial, pero seguimos de pie”.

Pero no todo es tan malo, Zaldívar asegura que en medio de la crisis algunos artistas hondureños la han tomado a su favor y a través de ella han sabido expresarse, lanzando su grito de ayuda y de solidaridad.

La casa de los artistas hondureños se mantiene abierta, pero de manera virtual, con el objetivo y la responsabilidad de seguir formando artistas hondureños. Zaldívar expresó: “como institución nos hemos visto muy afectados por la pandemia, porque la mayoría de nuestros alumnos son de bajos recursos y no han tenido acceso a la plataforma, a la conectividad. Esa situación ha venido a complicarnos los procesos formativos”.

Lea esta noticia y otras en nuestra versión PDF:

Lea: Teatro Manuel Bonilla a la espera de la reapertura para ofrecer al público una sorpresa tecnológica | Tu Nota

Retorno

El retorno a clases presenciales dependerá de la decisión que tomen las autoridades de la Secretaría de Educación, por lo tanto, se sigue trabajando pensando en el formato
de virtualidad.

“Solo contamos con el pago de los empleados, ese es el único compromiso que el Estado ha adquirido con nosotros; pero, no contamos con un sistema de becas, por ejemplo.

Como institución vendemos material, equipo artístico y con ese dinero apoyamos a los estudiantes, pero no podemos garantizar becas porque el gobierno quitó hace muchos años el programa de becas y solo él las maneja”, lamentó su coordinador.

“No tenemos partida presupuestaria y solicitamos el apoyo al arte, a la juventud, porque allí hay mucho talento y sería genial tener becas estudiantiles para quienes quieren ser artistas.

Mejoras en las instalaciones

“Quisiéramos contar con equipo y material adecuado, porque con lo poco que tenemos hemos salido adelante y sería magnífico que el gobierno nos apoye más”, concluyó Gabriel Zaldívar.

Lea: La transformación del ballet hondureño en tiempos de covid | Tu Nota