Las redes sociales se han vuelto locas, por unas supuestas fotos filtradas de Ana del Castillo, una cantante colombiana de música vallenata, la cual está nominada a los Latin Grammy 2023.

De igual manera, la polémica surge por imágenes difundidas mediante cadenas de WhatsApp, las cuales son una serie de fotos subidas de tono, donde se observa a la cantante con poca ropa.

Sin embargo, Castillo afirmó que se trata de un fotomontaje, ya que en una reciente entrevista con el locutor Javier Fernández Maestre, dijo; “Eso no es mío, es muy feo".

Asimismo, la cantante no estaba contenta, ya que en el fotomontaje le pusieron muy fea su parte intima y con mucho bello, pero, que está situación no le afecta en su carrera, ya que el siguiente día recibió dos nominaciones a los Latin Grammy.

Sin embargo, el video e imágenes difundidas no serán compartidos en esta nota, ya que es un delito la difusión de este material o contenido audiovisual.

¿Quién es  Ana del Castillo?

Ana del Castillo es una cantante colombiana de música vallenata y música popular. Nació el 5 de diciembre de 1993 en Valledupar, Colombia.

Asimismo, Castillo se dio a conocer en la escena musical colombiana y ganó reconocimiento por su talento vocal y su interpretación de canciones vallenatas.

Sin embargo, en la actualidad es una de las máximas exponentes del vallenato en Colombia y Latinoamérica, quien esta nominada a mejor artista nueva en los Latin Grammy.

¿Por qué es un delito compartir videos o fotografías subidas de tono?

Si las personas en los videos o fotografías no han dado su consentimiento para ser grabadas o fotografiadas en situaciones íntimas o comprometedoras, compartir ese material viola su privacidad y autonomía.

La difusión de contenido íntimo sin el consentimiento de las personas involucradas puede tener consecuencias devastadoras para su reputación y bienestar emocional. Esto podría dar lugar a daños psicológicos, acoso o discriminación.

La difusión no consensuada de imágenes íntimas, a menudo en el contexto de una relación pasada, se conoce como "venganza por**gráfica". Este comportamiento es un acto de violencia de género y puede ser ilegal en muchas jurisdicciones.

Compartir material explícito sin el consentimiento de las personas involucradas puede utilizarse como una forma de acoso, chantaje o extorsión. Esto puede tener consecuencias legales debido a la naturaleza perjudicial de estas acciones.