El valor de las canciones de los grandes mitos del rock puede parecer incalculable, pero en los últimos tiempos cada vez más artistas han conseguido fijar el precio de sus catálogos musicales con cifras multimillonarias.

Las grandes discográficas se están haciendo con los derechos de autor de las canciones de artistas como Bob Dylan, Bruce Springsteen o Tina Turner. Conoce su legado:

Bruce Springsteen alcanzó la cifra récord en el nuevo negocio de la industria musical, al vender su repertorio por 500 millones de dólares a finales de 2021. Un año antes, Bob Dylan había hecho lo mismo por 400 millones.

Neil Diamond ha sido el último artista en sumarse al grupo, incluyendo en la operación temas no publicados y un archivo de vídeo.

Más artistas

Neil Young acordó la venta del 50 por ciento de los derechos de autor de sus 1.180 canciones con la compañía de inversiones británica Hipgnosis Songs Fund, por unos 50 millones de dólares. Recientemente ha decidido retirar su música de la plataforma Spotify.

El pasado diciembre, Bruce Springsteen vendió todo su catálogo musical y los derechos de publicación por 500 millones de dólares a la discográfica Sony Music, superando la cifra alcanzada un año anterior por Bob Dylan, por cuyo legado musical la compañía Universal Music pagó cerca de 400 millones de dólares.

Dos leyendas del rock, a la cabeza de los músicos que han vendido su obra musical de décadas por una cifra multimillonaria, un grupo de artistas que en los últimos tiempos no deja de crecer y en la que figurar nombres como Sting, Tina Turner, David Bowie, Paul Simon, Neil Young o Neil Diamond, último músico en alcanzar un acuerdo para la venta de todo su catálogo.

En su caso, la compañía Universal Music acaba de adquirir toda su creación artística, que incluye grandes éxitos como ‘Sweet Caroline’ o ‘Red Red Wine’, aunque no ha trascendido la cifra de una transacción que con los precedentes conocidos se supone también multimillonaria, ya que además del repertorio artístico ya publicado de Diamond se suman 110 temas no publicados, un álbum pendiente de publicación y un archivo de vídeos.

“Neil Diamond es, por definición, un verdadero compositor universal. Su inmenso catálogo de canciones y grabaciones incluye algunos de los temas más celebrados e imperecederos de la historia de la música”, destacó Lucian Granger, presidente y consejero delegado de Universal Music Group, discográfica con la que el artista trabaja desde hace años.

The Boss

Acuerdo similar al alcanzado por ‘The Boss’, ya que Springsteen ha formado parte del sello discográfico Columbia Records -integrante del grupo Sony- desde el comienzo de su carrera en 1973, una de las más brillantes de la historia del rock, con más de 120 millones de álbumes vendidos de sus más de 30 trabajos, entre ellos algunos tan célebres como ‘Born to run’, ‘The river’ o ‘Born in the USA’.

El músico estadounidense tenía los derechos sobre su música desde que renegoció su contrato con la discográfica en la década de los 90, y ha cerrado la venta más alta de este tipo en el mundo de la música por la creación de casi cinco décadas.

Las canciones que Bob Dylan ha compuesto durante más de 60 años de trayectoria musical son propiedad de su discográfica Universal Music desde hace algo más de un año, cuando el grupo adquirió los derechos sobre el trabajo del premio Nobel de Literatura por un valor de 400 millones de dólares.

Galardonado en 2016 con el premio más importante de la literatura, Bob Dylan ha publicado a lo largo de su carrera más de 600 canciones que le han encumbrado como uno de los grandes compositores de todos los tiempos, responsable de auténticos himnos como ‘Blowin’ in the wind’, ‘The Times are a-changin’ y ‘Like a rolling stone’.

¿Un negocio?

Otra voz histórica del rock, Tina Turner, seguía los pasos de Dylan el pasado año, cuando vendió por 300 millones de dólares los derechos de toda su obra a BMG, compañía que representa o posee derechos sobre la obra de otros artistas legendarios como Mick Jagger, Keith Richards, John Lennon, Ringo Starr, Mick Fleetwood, Roger Waters, Kurt Cobain, Blondie, David Bowie o Iron Maiden.

El acuerdo de BMG con la reina del rock, vinculada a la discográfica Warner Music, incluye sus grabaciones, su actividad como compositora y aspectos como el nombre e imagen de Tina Turner, uno de los grandes mitos del rock, ganadora de doce premios Grammy y que en sus seis décadas de carrera ha vendido más de 100 millones de discos.

El pasado febrero fue el británico Sting quien siguió la estela de estos artistas, al vender el catálogo completo de sus canciones, tanto las de su trayectoria en solitario como las que compuso con la banda The Police, a la discográfica Universal Music, en una operación valorada en más de 250 millones de dólares, por la que la compañía es ya dueña de éxitos como ‘Roxanne’ o ‘Every Breath You Take’.

Vinculado al sello discográfico desde el comienzo de su carrera, el artista, con ventas superiores a los 100 millones de copias de sus 5 discos con The Police y de sus 15 álbumes en solitario, señaló en un comunicado estar muy satisfecho de que su catálogo vaya a “un hogar en el que es valorado y respetado”. A finales de 2021 publicó su trabajo más reciente, ‘The Bridge’.

2022

A principios de 2022, y por una cifra similar, Warner Chappell Music adquirió, tras el acuerdo con los herederos del artista, el catálogo completo de David Bowie, formado por las canciones de los 26 de álbumes de estudio que el artista británico publicó a lo largo de seis décadas, hasta su fallecimiento en enero de 2016, días después de la publicación del que hasta ahora era su último álbum, ‘Blackstar’.

Un catálogo “rompedor, influyente e imperecedero”, según la compañía, que incluye éxitos como ‘Heroes’, ‘Changes’, ‘Let’s Dance’, ‘Ziggy Stardust’, ‘Starman’, ‘Rebel Rebel’ o ‘Fame’, así como su álbum póstumo ‘Toy’, publicado el pasado enero, y que incluye grabaciones realizadas en Nueva York durante el año 2000 de las canciones publicadas entre 1964 y 1971 además de dos temas nuevos.

También el músico Paul Simon vendió en 2021 su catálogo de canciones a Sony Music, incluidos los clásicos del dúo Simon & Garfunkel, como ‘The Sound of Silence’, mientras que el canadiense Neil Young acordó la venta del 50 por ciento de los derechos de autor de sus 1.180 canciones con la compañía de inversiones británica Hipgnosis Songs Fund, por unos 50 millones de dólares.

El músico además ha decidido retirar su obra de la plataforma Spotify por la emisión del podcast de Joe Rogan al que acusa de difundir información falsa sobre el covid-19 y las vacunas contra la enfermedad, una iniciativa de protesta que han seguido también artistas como Joni Mitchell, Lloyd Cole y James Blunt.

Lee: ¿Cuánto dinero tiene Bad Bunny?: Esta es la inmensa fortuna del artista del momento