La actriz Salma Hayek reveló que en su casa en Londres, Inglaterra, hay fantasmas y que ha vivido algunas experiencias paranormales en ella.

Durante una entrevista el lunes (08.11.2021), la mexicana dijo que tuvo que pedir ayuda a una médium para “limpiar” su hogar.

En la promoción de su nueva película “Eternals”, la actriz asistió al programa de Ellen DeGeneres, quien le preguntó sobre las experiencias paranormales dentro de su mansión que es donde vive actualmente.

Salma expresó que “su casa no está embrujada como antes, pero que sí siguen pasando eventos paranormales”.

“Alguien no quería trabajar allí porque el piano se tocaba solo y de plano no subía al tercer piso. Las luces se encendían y apagaban, o las puertas y las ventanas se abrían y se cerraban”, reveló.

Hija de Salma confirma la situación

Valentina Paloma, la hija que tiene con el empresario François-Henri Pinault, se encontraba sentada entre el público y también confirmó que había “una actividad extraña en esa casa”.

“A mí me fue peor. He visto cosas; he visto a los fantasmas dos veces”, contó la hija de Salma Hayek.

Paloma aseguró que vio a un espíritu dos veces y que incluso uno de sus empleados domésticos se negaba a seguir trabajando con ellos porque tenía miedo.

Contrato de un médium

Al no poder controlar la situación, la famosa dijo que decidió contratar a un médium para que realizara una ceremonia en su hogar, aunque le dijo que no se presentara con “patas o cabezas de pollo”.

Según relató la actriz, esta persona recorrió una de las habitaciones y dijo lo siguiente: “Hay una anciana aquí, y un niño”.

“Siguió diciendo más cosas y todo el mundo se asustó aún más. Y fue peor porque encontró como 10 o 20 fantasmas, luego Valentina le preguntó si el fantasma se había ido, porque ése estaba cerca de su habitación, y él le dijo que no y que era una monja”, confesó.

El experto le aseguró a Salma que no es buena idea que obliguen a los fantasmas a marcharse de la casa y dijo que todavía hay algunos que no se han ido.

Lee: Salma Hayek y su extraña forma de meditar con un búho