Una madre de Australia encontró sangre en el pañal de su bebé de nueve meses. Tras el susto, la llevo al hospital y fue diagnosticada con una condición médica algo extraña para su edad.

Así, Sarah Reagan descubrió que su bebé llamada Birdie, luego de que realizaron ultrasonidos, tests hormonales y radiografías en su muñeca, sufría pubertad precoz, según el sitio news.com.au.

Los resultados indicaron que Birdie tenía el crecimiento de sus huesos avanzado en 18 meses.

"Ese fue su primer periodo", aseguró Reagan, indicando que "no sabía qué pensar, no sabíamos mucho al respecto y nunca habíamos escuchado hablar de ella antes".

Por los momentos, es el único signo de pubertad precoz que tiene la niña, ya que "ella no tiene vello púbico ni senos, lo que algunos niños con la afección pueden tener", explicó la madre.

Birdie tiene que ser sometida a exámenes para observar su progreso cada seis meses. Además, los doctores tuvieron que emitir un informe para su guardería en que expliquen la condición en caso de que la niña vuelva a menstruar.

¿Qué es la pubertad precoz?

De acuerdo con la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, la pubertad precoz significa que "los signos físicos de madurez sexual de un niño se desarrollan demasiado pronto. Esto incluye crecimiento de los senos, vello púbico y cambios en la voz".

Síntomas de la pubertad precoz

Los síntomas dependerán del sexo con que nazca el niño o niña, entre los más comunes incluyen:

  • Crecimiento de los senos
  • Vello púbico y axilar
  • Menstruación
  • Ovulación
  • Los signos más comunes en los niños suelen incluir:
  • Agrandamiento de pene y testículos
  • Vello púbico y axilar
  • Vello facial
  • Erecciones espontáneas
  • Producción de esperma
  • Acné
  • Profundización de la voz

Te puede interesar: ¡Tragedia! Niño de un año muere ahogado en una pila en su propia casa en Tegucigalpa