Un estudio publicado por el Department of Instructions revela que las personas entre 22 y 38 años forman parte de la “generación agotada”.

Lo anterior significa que eres una persona que ya no le gusta salir mucho de casa, además decides que día del fin de semana puedes salir a divagarte, prefieres estar acostado tus tiempos libres disfrutando de una serie.

Además, muchas veces optas por regresarte a las 12 de la noche si sales de fiesta, sientes que no duermes mucho y eso te trae a estar diciendo “estoy cansado”.

Todas las actitudes antes mencionadas colocan a las personas dentro de la generación agotada y generalmente muchos optan por utilizar el término “huevón” o “perezoso”.

Te puede interesar: ¿Qué tan necesaria es la ayuda psicológica para familiares de pacientes con covid-19 en Honduras?

La investigación, según Cultura Colectiva, revela que esto lo ocasiona el letargo mental, cuando desde secundaria el ser humano decide posponer las actividades para comenzar a cumplirlas a último minuto, lo que se conoce como “dejar todo para última hora”.

Este cúmulo de situaciones, provoca el agotamiento de la mente, que posteriormente se convierte en un cansancio general de tu cuerpo que seguramente más de alguna vez lo has sentido en tu vida académica o laboral.

Las personas que pertenecen a este grupo generalmente tienen entre 22 y 38 años de edad.
Generalmente el cuerpo se adapta a la costumbre y provoca que el cansancio se vea reflejado a la hora del desarrollo de las acciones./Foto: Whatthegirl

¿Qué es el letargo?

El letargo es un estado de somnolencia prolongada causada por ciertas enfermedades. Es además síntoma de varias enfermedades nerviosas, infecciosas o tóxicas, caracterizado por un estado de somnolencia profunda y prolongada.

Esto hace que la mente se ha adecuado al cansancio a pesar de que no siempre se estén realizando trabajos físicos pesados. La mente es la que envía las señales al cuerpo indicando que estás cansando y poco a poco se adapta a ese cambio sin que muchas veces se esté, en realidad, fatigado.

Sumado a ello, también aparece el tema de educación o cultura de estas conductas puesto que al estar acostumbrado a realizarlas de manera frecuente, crean una adaptación del cuerpo a esas posturas.

¿Qué hacer para evitarlo?

El estudio recomienda la aplicación de las siguientes actitudes para poder solventar el problema y dejes de pertenecer a esta generación; que si bien es cierto, no todos pertenecen a ella.

  • Hacer ejercicio.
  • Levantarte temprano.
  • Desayunar frutas.
  • No posponer cosas importantes.