Con un bombón de chocolate envenenado, una mujer mató a su novio y luego mantuvo su cadáver por cuatro días sentado en el sofá de la sala de su apartamento, en el barrio de Engenho Novo, en el norte de Río de Janeiro, Brasil.

Por el hedor que emanaba del apartamento del empresario Luiz Marcelo Antônio Ormond, los vecinos alertaron a las autoridades, quienes descubrieron el cadáver en estado de putrefacción de Luiz, sentado en la sala, con paquetes de morfina y ventiladores sobre y al rededor del cadáver para ventilar el mal olor hacia una ventana que conducía hacia la calle en un intento fallido por disimular el crimen.

Las grabaciones de seguridad mostraron a Luiz Marcelo, el 17 de mayo, con Julia, su novia, mientras se encontraban en el ascensor que los conducía hacia el apartamento, con un bombón de chocolate en su mano.

 El informe forense confirmó la presencia de veneno en su sistema debido a las trazas de chocolate líquido en su estómago eran pruebas irrefutables del envenenamiento.

Julia permaneció en el apartamento con el cadáver durante días, y según infobae fue vista entrando y saliendo del domicilio usando el coche de Luiz, que posteriormente vendió. Este comportamiento frío desconcertó a los investigadores, reforzando la teoría de un envenenamiento progresivo y premeditado.

La investigación reveló un giro sorprendente con la implicación de Suyane Breschak, una "mentora espiritual" de Julia. Breschak, detenida junto a otra cómplice, tenía en su poder el coche y la computadora de Luiz. Julia debía a Breschak 600 mil reales por consultas espirituales, sugiriendo un móvil económico detrás del crimen.

Julia sigue prófuga, las autoridades todabia no han infromado subre su paradero.

Redacción: Yilian Samai Alonzo Raudales

LEA: Joven graba 'extraña criatura' en su casa y video se vuelve viral ¿es real?