Un hombre de 50 años decidió poner fin a su matrimonio de 26 años, encontrando un nuevo comienzo junto a una persona inesperada: su 'compadre', que es el padrino de bautizo del hijo, formando una nueva historia de amor.

Después de más de dos décadas al lado de su esposa, el hombre tomó la difícil decisión de separarse y dejar la casa familiar, mudándose a un nuevo hogar.

Fue en esta nueva etapa de su vida que conoció a "El Pela", su vecino y compadre, con quien comenzó una amistad que poco a poco se transformó en algo mucho más profundo.

A lo largo de dos años, la relación entre ambos hombres creció y se fortaleció, llevando al hombre a confesar sus verdaderos sentimientos durante una cena. Para su asombro y alegría, su compadre correspondió a sus sentimientos, sellando así el inicio de una nueva y apasionada historia de amor.

Este inesperado giro en la vida del hombre demuestra que el amor puede encontrarse en los lugares más insospechados, rompiendo barreras y desafiando las convenciones sociales.