El influencer y filántropo Aarón Murphy conoció la historia de Norma, quien tras varios años trabajando ajeno, ahorró un poco de dinero y decidió emprender.

En una caseta de madera, la catracha se dedica a vender tajaditas fritas, baleadas, churros, refrescos y otro tipo de productos de consumo local.

Aarón llevó a la catracha a comprar una estufa de cuatro hornillas y una despensa completa, gastando un total de 3 mil dólares (73,634 lempiras).

"Otra madre soltera trabajadora tiene los medios para alimentar a sus bebés y eso me hace muy feliz", dijo este sábado cuando dio a conocer la historia en redes sociales.

"¡Me encanta su pequeño negocio! Tiene el tamaño perfecto y está pintado de un color brillante para atraer a la multitud"; "Espero que sepas que no sólo estás cambiando algunas vidas, estás salvando generación" y "Gracias por ayudarle, Dios los bendiga", son algunos comentarios.

LEA TAMBIÉN: 'Éramos pobres, pero felices': hondureño que se regresó de EE. UU. muestra su casa de niño