A través de una entrevista a The New York Post, la artista visual brasileña reveló que, por cada sesión de una hora, gana 150 dólares (más de 3,700 lempiras).

La mujer de 48 años se dedicaba a dar clases de arte en una escuela pública de Nueva York, Estados Unidos, pero en 2017 fundó su empresa de abrazos y cuidados catárticos (purificación, liberación o transformación interior).

"Soy una abrazadora profesional", dijo la mujer, quien se dedica a dar los abrazos y apretones reconfortantes a sus clientes sobre una cama en una pequeña habitación.

Elka Amorim durante una de sus terapias. Foto cortesía

A pesar de no ser psiquiatra autorizada, la mujer asevera que sus "sesiones de abrazos ofrecen a los clientes un tipo específico de intimidad y aceptación incondicional que no obtienen en casa, en terapia de conversación o en un salón de masajes".

Según reveló, sus clientes son hombre de entre 40 y 60 años, mientras que las pocas mujeres que llegan a su establecimiento son, en su mayoría, nacidas a finales de los 90's.

Asimismo, aclaró que ella no ofrece servicios sexuales, solo el calor de un abrazo a las miles de personas "solitarias y aisladas" que viven en "la ciudad que nunca duerme".

Sus ganancias van desde los $6 mil (L148,158) hasta los $8 mil (L197,544), dependiendo de la cantidad de personas que atiende al mes.

LEA TAMBIÉN: Mujeres reciben a repartidor en ropa interior; piden que las denuncien por acoso