Un niño de tan solo 11 años murió el pasado 17 de julio en un centro hospitalario luego de recibir varias puñaladas propinadas por su madre mientras dormía en su casa ubicada en Hobbs, Nuevo México, Estados Unidos.

El menor identificado como Bruce Jr logró llegar con vida hasta el hospital, incluso brindó declaraciones a elementos policiales que llegaron a consultarle cómo sucedió todo y quién se encargó de apuñalarlo.

El niño, con pocos signos vitales, les detalló a los policías que fue su madre llamada Mary Johnson de 46 años quien ingresó a la habitación en la que estaba durmiendo, y con un arma blanca lo apuñaló en varias ocasiones, según el medio El Tiempo.

El padre, también llamado Bruce, recordó que esa noche los gritos de su hijo lo despertaron, se fue hasta el dormitorio y se encontró con su pequeño ensangrentado sobre su cama, pero no miró a su exesposa.

Acto seguido lo trasladó de emergencia hasta un centro asistencial para que le salvaran la vida.

Fue hasta que escuchó al menor relatar lo sucedido que regresó a la vivienda donde ocurrió el hecho para encarar a la mujer y, para su sorpresa, la encontró cubierta de sangre, con varias heridas en su cuerpo "autoinfringidas".

Luego la Policía estadounidense llegó a la vivienda, llevaron a la mujer hasta un centro asistencial para curar las heridas y posteriormente emitieron una orden de arresto por cometer el delito de asesinato en perjuicio de su hijo.

De acuerdo con la información Mary tenía unos 40 días de no ver a su hijo y estaba desesperada por reencontrase con él para asesinarlo.

De interés: ¡Impactante! Mujeres fueron colgadas de pies y latigadas por supuesta brujería