A 49 asciende el número de privados de libertad que ya gozan del beneficio de libertad condicional, informó el presidente de la Comisión Interventora del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Ramiro Muñoz.

El beneficio de la libertad condicional es gestionado por el equipo de defensa legal del INP, que en mayo logró que se aplicara esa medida a 28 privados de libertad del Centro Penal de Támara, a los que se suman ahora otros 21.

¿Qué es el proceso de preliberación?

El proceso de preliberación consiste en analizar por medio de una comitiva de abogados los expedientes criminológicos de cada privado de libertad, con el propósito de que los internos reciban ese beneficio.

El Código Penal y el Código Procesal Penal regulan los beneficios de preliberación y libertad condicional a los que tienen derechos los privados de libertad después de cumplir su condena.

Según información del INP, este programa se continuará realizando hasta beneficiar de forma gradual durante 2024 a 783 personas recluidas en los 25 centros penales de Honduras.

"Sólo de Támara podemos sacar 600 privados de libertad, más 300 que tienen vencida la libertad condicional", aseguró Muñoz.

Requisitos para ser preliberado

Los privados de libertad deben cumplir con el tratamiento de rehabilitación, estar en un curso académico, no haber sido sancionados y saber leer y escribir.

De acuerdo a la ley, los privados de libertad con penas menores a diez años pueden obtener su preliberación seis meses antes de cumplir un tercio de la pena.

En caso de que el reo haya cometido un crimen doloso, el beneficio se le otorgará un año antes de cumplir la mitad de la pena.

En cuanto a las penas de reclusión de 15 años a 30 años, se podrá otorgar un año antes del cumplimiento de dos tercios de la pena.

Para las penas mayores de 30 años, la preliberación se podrá otorgar un año antes del
cumplimiento de los dos tercios de la pena y con la aprobación del Consejo Técnico Interdisciplinario (CTI).

La mayoría de los beneficiados provienen de las cárceles de Támara, en el Distrito Central, y la cárcel de Siria, en El Porvenir, ambas en el departamento de Francisco Morazán. Los internos de esos reclusorios no pertenecen a ninguna mara o pandilla.

Hacinamiento en cárceles de Honduras

Según datos del Instituto Nacional Penitenciario, los privados de libertad en Honduras suman 19,458 distribuidos en los 25 centros penitenciarios, de los que el 94 % son hombres y el 6 % mujeres.