Un joven de 18 años murió dentro de un autobús de la ruta El Ocotillo-Centro en San Pedro Sula, Cortés, luego de que varios individuos ingresaran a la unidad de transporte con la intención de asaltar a los pasajeros.

Los pobladores y transportistas han levantado su voz de alarma, denunciando una escalada de asaltos que se ha intensificado desde el pasado mes de noviembre de 2023.

Manifestaron haber presentado múltiples denuncias por estos ataques y por los cobros de extorsión, sin embargo, lamentan la falta de respuesta por parte de las autoridades.

Según relatan los residentes, los incidentes de robo ocurren de manera recurrente en el tramo que va desde el Segundo Anillo de Circunvalación hasta el centro de San Pedro Sula.

Esta situación ha generado un clima de inseguridad constante entre la población y los trabajadores del transporte, quienes claman por medidas efectivas que garanticen su protección y la tranquilidad en sus desplazamientos diarios.

Los casos

Wilmer Cálix, dirigente del transporte, ha enfatizado la necesidad urgente de reforzar la seguridad en las unidades de servicio público mediante la presencia de miembros de la Policía Nacional y del Ejército.

Según denunció Cálix, los asaltos continúan también en el Distrito Central y en las principales ciudades de Honduras, generando un clima de inseguridad.

Cálix también reveló que varios operadores del transporte se han visto obligados a arriesgar sus vidas al enfrentarse a delincuentes que asaltan las unidades de transporte público.

"Como empresarios, realizamos una inversión considerable, y lo que solicitamos a las autoridades es que respalden nuestras iniciativas de seguridad en el transporte público", expresó.

El dirigente del transporte dijo que se enfrentan a un flagelo de gran magnitud que requiere la atención urgente de las fuerzas de seguridad del Estado.

Solo en Tegucigalpa se registran numerosos casos de robos en las unidades de transporte público, tanto en buses como en taxis.

Negocios y pulperías en la mira

Durante el mes de enero de 2024, se difundieron en diversas plataformas de redes sociales numerosos reportes de asaltos perpetrados en negocios y pulperías en distintas zonas a lo largo del país.

Uno de los incidentes se registró en un negocio de comidas ubicado en la colonia Miraflores.

En imágenes se observa cómo varios individuos ingresan al local y despojan a los clientes de sus teléfonos celulares y dinero.

Además, al propietario del establecimiento, así como a los clientes los amenazaron con armas de fuego durante el asalto.

Otros casos registrados en video ocurren cuando se observa a delincuentes perpetrando robos en pulperías e intentando ingresar a una vivienda mientras su propietario abre la puerta.

Ante esta creciente ola de asaltos, la población está demandando a las autoridades de seguridad un mayor compromiso, ya que no se sienten seguros al salir a las calles.

"Deben hacer algo, ahora ni los policías se ven en las calles, entonces cuál es la estrategia", dice Rafael Rodríguez, capitalino.

Honduras se encuentra bajo un estado de excepción desde el 6 de diciembre de 2022, con el objetivo de combatir delitos como la extorsión, la criminalidad común y la organizada.

Pero, a pesar de estas medidas, la incidencia delictiva parece persistir, lo que subraya la urgencia de implementar estrategias más efectivas para garantizar la seguridad de la población.

LEA: Crimen e inseguridad, principales desafíos del sector privado en Honduras: Cohep