Gradis Alvarenga, director ejecutivo del Instituto Nacional de Migración, aclaró la situación en torno a una caravana de vehículos blindados que fue vista cruzando la frontera hacia Nicaragua.

La comunidad y observadores habían levantado interrogantes sobre la identidad y propósito de los pasajeros, dada la naturaleza inusual del convoy.

Alvarenga, mediante su cuenta de X, explicó que los vehículos formaban parte de un equipo de avanzada de seguridad perteneciente al presidente Nayib Bukele de El Salvador.

Según el director, "esta caravana, de la cual se reportó el ingreso a Honduras a las 6:10 y su salida a las 9:20 horas, tenía como destino final Costa Rica".

La presencia de los carros en territorio hondureño formaba parte de un protocolo de seguridad estándar para jefes de Estado y sus delegaciones en tránsito.

Migración confirmó que el equipo de seguridad de Bukele presentó de manera formal la solicitud de ingreso, y las autoridades competentes hondureñas la recibieron, siguiendo los procedimientos diplomáticos habituales.

Del mismo modo, este tipo de coordinaciones son comunes en la región para garantizar la seguridad y el tránsito fluido de altos funcionarios entre los países centroamericanos.

La aclaratoria se realizó para disipar dudas y preocupaciones entre los usuarios, que habían especulado sobre la posible relación de la caravana con actividades ilícitas o situaciones de riesgo para la seguridad nacional.

También: 'Estamos desesperados': denuncian falta de contratación de docentes en centro educativo de Choloma