Ewart Arnaldo Padilla, exsubdirector de la Penitenciaría Nacional, se presentó ante la autoridad competente tras ser requerido por el Ministerio Público (MP), confirmó a tunota.com el portavoz de las Fuerzas Armadas, José Coello.

Coello agregó que ambos se habían presentado con sus apoderados legales ante la Fiscalía hondureña.

Información que trascendió

El portavoz del Ministerio Público (MP), Yuri Mora, aseguró que miembros de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) capturaron hoy del exsubdirector del Centro Penitenciario Nacional de Támara, Francisco Morazán, Ewart Arnaldo Padilla, acusado de torturar a los prisioneros del centro penal.

La captura de Padilla se da a menos de 24 horas de la detención del coronel Mariano Obdulio Pacheco Flores, exdirector de Támara, también procesado por los mismos hechos.

A ambos se les acusa de tortura, violación de los deberes de los funcionarios y lesiones en perjuicio de cuatro privados de libertad.

Lea además: Expuestos al sol y haciendo sus necesidades en bolsas: Así torturaban exdirectores de Támara a reclusos

De acuerdo con el portavoz de la Policía Nacional, Miguel Martínez Madrid, al exsubdirector penitenciario se le trasladará a los juzgados ubicados en el barrio La Granja en Tegucigalpa, capital de Honduras.

Requerimiento fiscal en contra de los exdirectores del Centro Penitenciario de Támara.

Padilla será presentado la tarde de este domingo frente a un juez, en donde se le informarán los cargos que se le imputan. Hasta el momento, las autoridades no han ofrecido más detalles sobre la captura del exsubdirector.

De acuerdo con el informe del MP, en una ocasión Padilla encerró a varios reos en la celda y les tiró una bomba lacrimógena.

Además, golpeó con tolete a tres de los privados de libertad a tal punto que le fracturó los brazos a uno de ellos.

Luego de que los prisioneros denunciaran estos abusos, en abril de 2021, Padilla junto con Pacheco, quien es sobrino del exministro de seguridad, Julián Pacheco Tinoco, fueron destituidos de sus cargos.

Exdirectores involucrados en casos de tortura

A los exdirectores de ese centro penal se les acusa, además, de encerrar por una semana en la celda denominada "La Bestia" a los cuatro reos por, aparentemente, haber tenido problemas con otros privados de libertad.

Esta era una celda tipo jaula elaborada de barrotes de hierro, sin techo y de dos niveles. Allí se enviaban a aquellos presos que tenían problemas con otros compañeros de módulos.

Además, quienes eran remitidos ahí tenían que hacer sus necesidades fisiológicas en bolsas, expuestos a la vista y burla de las personas que pasaban por el lugar.

Le podría interesar: Castro reitera que revisará los tratados comerciales que 'afectan a trabajadores'