El cardenal hondureño, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, reflexionó este domingo sobre la parábola del hijo pródigo y recordó que dos terceras partes de la humanidad pasan hambre, por lo que clamó ayuda para los más desprotegidos.

Durante su homilía dominical celebrada en la Basílica Menor de Tegucigalpa, capital de Honduras, el arzobispo de la ciudad expuso que esta alegoría bíblica quiere decir que "el protagonista y el pródigo no es el hijo, sino la misericordia y el amor del padre".

"En estas parábolas se subraya de manera desconcertante la misericordia de Dios en favor de los marginados, de los despreciados de aquella sociedad y de la nuestra", razonó el cardenal.

"La búsqueda de Dios no tiene límites. El amor de Dios es perseverante y tenaz. El amor de Dios se revela en Jesús, no es un Padre que ataca al pecador caído. Él siempre nos va a buscar. Sólo amor hay en el corazón de Dios", agregó Rodríguez

El cardenal Rodríguez indicó que hoy es domingo de misericordia y por ello "todos debemos situarnos delante del amor de Jesús".

"Hoy podemos decirle al Señor tú has venido a buscarnos en los caminos a lo largo de nuestras vidas, de nuestras huidas y cuando estamos perdidos concédenos contemplar tu rostro de misericordia que nos busca siempre", expresó el religioso.

En ese sentido, exhortó a la feligresía a nunca sentirse un caso perdido ya que el amor y la misericordia del Padre siempre está ahí para cada uno de nosotros.

"El amor de Dios siempre nos va a buscar, ahí donde estamos, aunque estemos perdidos y siempre nos va a recibir con alegría, por eso Jesús es la mirada de ese Padre lleno de ternura sobre cada ser humano", concluyó.

Vea además: Cardenal Rodríguez: Viven del 'narconegocio' y terminan 'cantando coros en Nueva York'