El cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, pidió este Domingo de Resurrección hacer el bien, desterrar la cultura de la muerte, el egoísmo y la envidia, y luchar por "una mejor Honduras".

Rodríguez se refirió a la situación en Honduras durante la misa del Domingo de Resurrección, que marca el final de la Semana Santa y que ofició en la Basílica menor de Suyapa ante centenares de católicos.

"La alegría de la resurrección está destinada para llegar a los últimos rincones de nuestra Honduras, para que cambie nuestra cultura, para que desterremos finalmente la cultura de la muerte, el egoísmo, la envidia y si hemos resucitado con Cristo, vivamos una vida nueva", subrayó el prelado hondureño.

Agregó que “hoy Dios ha resucitado de nuevo en nuestros corazones para que como país luchemos por una mejor Honduras”.

Rodríguez indicó que "nuestro camino es pasar nuestra vida haciendo el bien" y pidió a la sociedad "no cansarse de hacer el bien".

VEA: Iglesia católica de Honduras pide erradicar 'la indiferencia' en el viacrucis de Jesús

Dijo que hacer el bien debe de ser el proyecto de vida de cada uno de los hondureños tal y como lo hizo el apóstol Pedro.

"Cómo cuesta hacer el bien, es más fácil hacer una trastada, hacer cualquier maldad, el mal siempre pondrá dificultades y por eso no nos cansemos de hacer el bien, como el Señor Jesús que resucitó para vencer el último enemigo derrotado, la muerte", enfatizó.

Señaló que el ser humano "no está destinado a comer tierra y a vivir revolviendo tierra, todas las maldades y las cosas negativas de este mundo y la resurrección nos dice: mira hacia lo alto, donde está Cristo resucitado".

La Iglesia debe ser misionera, sinodal y participativa, añadió el cardenal hondureño, que aseguró que la resurrección de Cristo "es contagiosa". EFE

LEA: Monseñor Nácher: 'los hondureños tenemos deseo de escuchar de Jesús'