Durante la celebración de su homilía dominical, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez, manifestó que es preciso ser más humanos, solidarios y a despojarse de la indiferencia, la superioridad, de manera que se pueda extender una mano amiga al necesitado como el Buen Samaritano.  

En la homilía celebrada en la Basílica Menor Nuestra Señora de Suyapa, el líder religioso planteó la siguiente pregunta: ¿Quién puede amar si no se despoja del personaje de la indiferencia y de las actitudes de superioridad?

LEER: Seis muertos deja aparatoso accidente entre una rastra y una camioneta en Puerto Cortés

Además, Rodríguez hizo un llamado en su prédica para que las personas sientan más compromiso para hacer el bien al prójimo.

También indicó que, como hizo Jesús, hay que actuar, ya que plenamente y constantemente llama para que exista un acercamiento con el prójimo y, más que eso, ayudarlo y no ignorarlo, como generalmente puede estar pasando en esta sociedad.

Rodríguez recalcó que "la respuesta es muy clara, al que está caído y herido por la vida, al que tiene hambre, al que es víctima de la injusticia, al que ha sido despojado de sus derechos de persona y al que vive sin horizonte de vida".

Igualmente, añadió que "Él es el que nos busca cuando podemos estar desorientados. La mirada de Jesús está presente en todo el evangelio y no brota sólo de sus ojos, sino de sus entrañas, amor y misericordia. Jesús es la mirada de misericordia y compasión que se vuelve hacia nosotros".

Guerra Ucrania-Rusia

El Arzobispo de Tegucigalpa también recordó la necesidad de que termine la "injusta" guerra entre Ucrania y Rusia.

"Lo que estamos viendo desde febrero de este año, esa guerra tan injusta, tan irracional, solo se ve y solo se ve, solo se piensa que la solución es meterle armas y armas para que siga la muerte. Esas no son soluciones, tenemos ese pobre país que está siendo destruido; los buenos samaritanos, dónde estamos", dijo Rodríguez.

Asimismo, remarcó: "Vueltos a Jesús presente entre nosotros, podemos decirle: 'Tú ,Señor, has venido hacia nosotros y te has hecho prójimo de cada uno de nosotros; danos una mirada nueva, especialmente hacia el que más lo necesita'".

Y finalizó diciendo que "también oigamos esta palabra de Jesús: 'Anda y haz lo mismo, vuélvete buen samaritano para aquellas personas que tú conoces o tal vez no conoces, pero necesitan un mano amiga"'.

LEER: El Papa pide que se ponga fin a la locura de la guerra en Ucrania