Por lo anterior, el comandante de la Policía Militar indicó que a más tardar mañana viernes se trasladarán a estos privados de libertad a una cárcel de máxima seguridad, ya sea "El Pozo", en Ilama, Santa Bárbara, o en "La Tolva", en Morocelí, El Paraíso.

"Es una chiquillada, pero alguien tiene que pagar. Los 40 o 45 que han generado eso, mañana por tarde están fuera de este centro penal", comentó en comunicación con La Tarde de HRN y TSi.

"Están acostumbrados a que se haga lo que ellos quieren, me da tristeza ver a cinco o diez policías penitenciarios haciendo lo que ellos quieren y aquí no vuelven a tener las cosas ilegales que estaban haciendo", agregó el coronel Muñoz.

Amotinamiento

En horas tempranas de este jueves se registró un amotinamiento y un aparente incendio que fue controlado rápidamente por el Cuerpo de Bomberos en el centro penal de Comayagua, a unos 92 kilómetros de Tegucigalpa, la capital de Honduras.

La reyerta dejó como saldo dos privados de libertad con heridas en sus cabezas causadas por piedras y un privado de libertad con una herida de arma blanca en su abdomen, confirmó el comandante de la Policía Militar.

"Por tres o cuatro vagos que buscan establecer el caos no vamos a permitir que se tengan problemas. Por este tipo de chiquilladas por querer llamar la atención, aquí el orden se va establecer", dijo.

Asimismo, advirtió que si se siguen dando este tipo de problemas en Comayagua, va pasar por un cierre como ocurrió en el centro penal de Danlí, en El Paraíso.

"Mañana mismo se van de este centro penal y van a ser trasladados a una de máxima seguridad. Si sigue pasando, les vamos a cerrar este centro penal y los familiares van a tener que ir hasta Santa Bárbara a visitar a sus presos", concluyó.

Sistema Penitenciario fallido en Honduras

Las cárceles de Honduras, unas 25, que conforman el sistema penitenciario, que desde el 1 de julio están en control de los militares, son verdaderas trampas mortales y las más importantes, según fuentes oficiales, son controladas por maras y pandillas.

La Mara Salvatrucha (MS-13) y la pandilla Barrio 18 son los dos grupos criminales más poderosos en Honduras, que se expanden, igualmente, por El Salvador y Guatemala.

Recientemente, una reyerta en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), en Támara, Francisco Morazán, dejó como saldo la muerte de 46 privadas de libertad, algunas fueron calcinadas y otras acribilladas, según fuentes oficiales.

La mayoría pertenecían a la Mara Salvatrucha (MS-13) y fueron atacadas por un grupo contrario, la pandilla Barrio 18.

Vea además: Masacre en PNFAS: dolor y confusión en entrega de primeras mujeres que murieron en reyerta en Támara