Todo fue mentira. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) no cumplió su promesa de brindar conectividad gratuita a 75 mil familias en 2021 a fin de que, entre otros efectos, estudiantes del sistema público recibieran clases de forma virtual, ante el cierre de aulas por la pandemia del covid-19 desde el año pasado.

En enero de 2021, el presidente de la Conatel, David Matamoros, aseguró que se invertirían $50 millones para "reducir la brecha digital en el país".

Pero, "esa conectividad no ha existido (…) Todo este tiempo han sido los padres quienes han pagado recargas telefónicas, de L10 a L100, insuficientes para acceder a plataformas de videoclases", dijo a tunota.com la coordinadora de Educación en la Asociación Compartir, Yadira Sauceda.

Dicha organización, de carácter no gubernamental, trabaja con niños de escasos recursos que habitan en las colonias Villa Nueva, Nueva Suyapa y Los Pinos de Tegucigalpa, capital del país.

Un reciente estudio de conectividad, realizado por Compartir en esas zonas, arrojó un dato abrumador: solo el 50 por ciento de los estudiantes encuestados tenían acceso a tecnologías de información y comunicación (TIC's) en sus casas.

En total, declaró Sauceda, participaron 2 mil 300 menores durante la encuesta.

De los 1.9 millones de estudiantes matriculados en 2020 en los niveles prebásica, básica y media, unos 1.6 millones recibieron clases por medios como aplicaciones, teleconferencias, correo electrónico o distribución de material físico, de acuerdo al Informe Nacional de Monitoreo de la Secretaría de Educación (Seduc).

Una de las consecuencias negativas que ha dejado la pandemia del coronavirus es la deserción escolar, que en años anteriores ya había generado preocupación.

Sin embargo, la poca conectividad y la desatención de los padres, la ha empeorado.

Con la intención de conocer los avances al respecto, tunota.com intentó contactarse con David Matamoros, al igual que con el ministro de Educación, Arnaldo Bueso, pero no se obtuvo respuestas.

Los padres han realizado esfuerzos importantes para ayudar a sus hijos a adaptarse a la nueva cotidianidad provocada por el covid-19. Foto: Gustavo Amador / Agencia EFE / Agencias (ARCHIVO)


Unos 1.6 millones de estudiantes, de los 1.9 millones de matriculados en 2020, recibieron clases por medios telemáticos como aplicaciones, teleconferencias, correo electrónico o distribución de material físico, según la Seduc.

En 2021, el país registró una matrícula escolar de 1 millón 612 mil 854 estudiantes, un déficit del 16 por ciento con relación a los 1 millón 922 mil 362 del año anterior.

"La disminución en la matrícula no es el único problema que afronta el sistema educativo público (...) Hay muchos niños que son inscritos, pero que envían trabajos hasta finales de semestre", dijo el coordinador del Observatorio Universitario de la Educación Nacional e Internacional (Oudeni-UPNFM), Mario Alas.

Eso, explicó, "representa un detrimento en la educación y, aunque la Secretaría (de Educación) lo permita argumentando el tema de la pandemia, no es lo adecuado".

Respecto al poco acceso a internet y a TIC's, la problemática se ha agravado en el área rural, donde se concentra apenas el 21.7 por ciento de las personas que tienen conectividad a internet y donde está la mayor parte de la población que vive en condición de pobreza.

En esta línea de ideas, el coordinador del Oudeni-UPNFM aseguró a este medio de comunicación que "Honduras tiene uno de los accesos a conectividad más bajos en Centroamérica".

Con base a eso, continuó, "se puede deducir que no existen las condiciones adecuadas para desarrollar programas alternativos de educación, algo que afecta principalmente a los más pobres, concentrados en las zonas rurales".

Frustración. Las limitaciones de la modalidad virtual pueden provocar este sentimiento en los niños. Foto: Gustavo Amador / Agencia EFE / Agencias (ARCHIVO)

De igual forma, la última "Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples (EPHPM)", realizada en junio de 2018, determinó que en Honduras apenas un 16.8% de las familias contaban con una computadora.

"Solo entre 350 y 400 mil niños tienen conectividad. Más de 800 mil, la mayoría ubicados en las zonas rurales, no se han podido conectar porque el gobierno no les ha suministrados las tabletas y el internet gratuito que han prometido", expresó Fidel García, presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (Copemh).

Y añadió: "De las 200 mil tabletas que habían prometido en un inicio, solo han entregado 4 mil. Sus sistemas operativos son obsoletos, han denunciado algunos padres. Mientras tanto, en otros países de la región, como Costa Rica y El Salvador, les han entregado tabletas y computadoras".

Videoclases, un fracaso

En referencia a las videoclases, Sauceda las catalogó como un rotundo fracaso. "La mayoría de contenidos que proporciona la Secretaría (de Educación) solo son reenviados por los profesores mediante aplicaciones de mensajería instantánea, sin embargo, no existe ningún tipo de retroalimentación con los estudiantes".

Eso, añadió, "lejos de colaborar, no abona en nada a la solución (…) Los maestros no saben a ciencia cierta si los estudiantes acceden a esos contenidos".

El 3 de febrero, Educación lanzó el programa "Te queremos estudiando en casa", una estrategia que haría frente a los problemas de conectividad, con el aporte de 132 medios de radiodifusión y televisión en disposición de educar a través de sus señales.

Además: 160 mil niños hondureños de prebásica en riesgo de tener daños sociales y cognitivos irreparables a causa del covid

Al respecto, Alas explicó que una de las principales carencias que ha presentado el sistema de educación pública de Honduras ha sido la falta de material didáctico y que poco han ayudado ese tipo de ideas.

"De nada sirve impulsar proyectos de educación telemática si los niños no disponen del material de apoyo necesario. No hay libros, no hay conectividad y mucho menos enciclopedias", precisó.

Otro informe, "Grandes logros en la enseñanza, grandes retos en el aprendizaje" del Instituto de Investigación y Evaluación Educativa y Social (INIEES-UPNFM), publicado en julio de 2020, reflejó una baja satisfacción respecto a la calidad educativa recibida por los niños en el contexto de la pandemia.

Durante la encuesta, se utilizó una escala ordinal de medición y se concluyó que "de acuerdo con las percepciones expresadas tanto por docentes, como por padres de familia y estudiantes, los niveles de aprendizaje que se están alcanzando son muy bajos".

Uno de los parámetros evaluados, "valoración de los padres respecto a los aprendizajes logrados en este periodo -marzo a julio de 2020-, respecto a lo que han venido aprendiendo en la modalidad presencial", recibió respuestas que indicaron "muy poco" en un 57.7%.

Un 26 por ciento respondió "igual" y un 10.2 por ciento "nada", mientras que "más" y "no lo sé", las más bajas, reportaron un 3.2 y un 2.9 por ciento respectivamente.

Pilotajes y exigencia de vacunas

Durante la semana pasada, el titular de Educación, Arnaldo Bueso, presentó un plan estratégico para retornar a clases de manera semipresencial, sobretodo en municipios que han tenido baja incidencia de contagios por covid-19.

Alas, al respecto, comentó: "Los padres ya están agotados, muchos de ellos han acudido a los centros de estudio a fumigar los salones de clase. Hay una consciencia sobre la pobre calidad educativa que se ha recibido durante la pandemia".

Padres de familia se han apersonado a los centros de estudio con el objetivo de propiciar una semipresencialidad. Foto: Cespad / Cortesía (ARCHIVO)

Sin embargo, el presidente del Copemh ha insistido, junto a otros dirigentes magisteriales, que no es el momento indicado para retornar a clases.

"No sé porque hay tanta insistencia por parte de las autoridades. Estamos a un par de meses para que concluya el año lectivo y sería mejor planificar el regreso a partir de febrero de 2022".

"El covid-19 todavía no ha terminado y tampoco se ha vacunado a la mayoría de los docentes, se necesita que por lo menos 70 mil estén protegidos y a eso hay que agregar la inmunización de los estudiantes", consideró.

García, además, consideró que el plan de Educación puede responder a las presiones de las instituciones de educación privada.

En tal sentido, a mediados de julio, 147 centros educativos privados solicitaron a la Seduc y al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) la coordinación para crear un plan de semipresencialidad a partir de agosto, mes en que inicia el año escolar en ese sector educativo.

La solicitud incluía, entre otros factores, la vacunación del personal docente y administrativo de todos los institutos en cuestión.

Lea también: CNE exige al Congreso Nacional que apruebe presupuesto para elecciones generales en Honduras