La Conferencia Episcopal de Honduras, mediante un comunicado, se solidarizó este viernes con curas, sacerdotes y obispos del vecino país, Nicaragua, en el marco de la represión policial que están viviendo.

"Queremos hacer nuestra la solidaridad que ha mostrado el Consejo Episcopal de América Latina y el Caribe (Calam), animándoles a seguir adelante con el cumplimiento de su misión evangelizadora", dice una parte del escrito.

A través del comunicado, la Conferencia Episcopal de Hondura recordó que "la libertad de expresión es un pilar fundamental que garantiza la democracia".

De igual manera, la iglesia católica hondureña mantiene que tienen la esperanza que en los próximos días se abran caminos de dialogo con las autoridades "para resolver esta situación dolorosa".

Finalmente, los católicos hondureños prometen a la Conferencia Episcopal de Guatemala que sus oraciones serán "para que la alegría vuelva a su pueblo y el evangelio sea predicado".

Postura de CALAM

De igual manera, el Consejo Episcopal de América Latina y el Caribe lamentó la situación que atraviesan los curas y sacerdotes en Nicaragua.

"El asedio a sacerdotes y obispos, la profanación de templos y el cierre de radios nos duelen profundamente. Les manifestamos nuestra solidaridad y cercanía", dice el escrito.

Además, en un fragmento del comunicado citan una parte de la Biblia, "no te olvides que contigo está el señor, tu Dios, dónde quiera que vayas".

De acuerdo con la Conferencia Episcopal la libertad de expresión es una pilar fundamental para la democracia.

Lea: '¡Queremos que nos dejen en paz!': la suplica de un obispo nicaragüense al 'régimen' de Ortega

Denuncia de un obispo

El obispo nicaragüense,Rolando Álvarez, pidió ayer jueves a los policías que le permitieran oficiar una misa con sus feligreses dentro de una parroquia.

El obispo, uno de los más fuertes críticos del Gobierno del presidente Daniel Ortega, explicó que se disponía a ofrecer la eucaristía de todos los jueves, pero fue informado que elementos policiales impedían el ingreso a los feligreses a la parroquia.  

"Los que no cooperan son la policía que no dejan entrar a los sacerdotes, al coro, a los seminaristas, a los muchachos que van a transmitir mi momento de oración", denunció el religioso.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha tildado de "terroristas" a los obispos nicaragüenses que actuaron como mediadores de un diálogo nacional con el que se buscaba una salida pacífica a la crisis que vive el país desde abril de 2018.

De interés: CIDH condena 'el cierre arbitrario' de siete emisoras católicas en Nicaragua