Los casos de coronavirus (covid-19) en Honduras cada día van en aumento, y la curva de contagios no parece aplanarse pese a que el país centroamericano se han mantenido en confinamiento desde el pasado 16 de marzo, seis días después que se registraran los primeros contagios.

Sin embargo, las medidas de contención han sido insuficientes para detener la propagación del virus, y hasta el 15 de junio, Honduras ha reportado 9,178 contagios de covid-19 y 322 fallecimientos por la enfermedad, según el último informe del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

En base a lo anterior, la Organización No Gubernamental (ONG) Plan Internacional proporcionó una serie de datos entorno a la crisis sanitaria del país generada por la pandemia del coronavirus, en los cuales detallan que de las 322 muertes en Honduras, 210 son hombres y 112 son mujeres.

En el mismo se detalla que la mayoría de compatriotas que perecieron por la enfermedad se encontraban en un rango entre 61 y 70 años de edad. También se agrupan entre las edad de 51 a 60 años y de 71 a 80 en un menor número.

Asimismo, se informó que hasta el último informe del Sinager, de los 9,178 casos de covid-19, 2,566 son de jóvenes entre los 19 y 30 años de edad. 266 casos se registran en adolescentes entre 12 y 18 años, 148 en niños de 6 a 11 años y 151 pacientes de 0 meses a 5 años de edad, estos últimos datos generados por la Red de Instituciones por los Derechos de la Niñez y la Adolescencia (Coiproden).

Actualmente en Honduras de los 9,178 casos confirmados, 5,035 son hombres y 3,823 mujeres. De los cuales 7,821 contagiados se mantienen activos, 1,025 han logrado recuperarse y 322 lamentablemente fallecieron.

El mayor número de pacientes recuperados han sido del departamento de Cortés, seguido de Francisco Morazán (los dos departamentos más afectados por la pandemia en Honduras). Asimismo, la mayor parte de los muertos han sido también de Cortés (219), por delante de Francisco Morazán (63) y Yoro (10).

Lea además: Honduras: Unas 3,500 pruebas de covid-19 siguen "pendientes de análisis", denuncia Colegio de Microbiólogos