Andrés Rodríguez, coordinador regional forense para México y la región centroamericana, aseguró el lunes que, científicamente está 100 por ciento comprobado que una persona fallecida por coronavirus (covid-19) no puede transmitir el virus.

"Todas estas concepciones son infundadas. Los cadáveres no son transmisores de enfermedades ni de epidemias. Quienes realmente transmiten enfermedades son las personas vivas, aquellas que pueden respirar, toser, estornudar, tocan, se mueven y está demostrado que son los pacientes vivos los que esparcieron el virus a través de viajes", aseguró Rodríguez para La Tribuna.

Polémica por sepelios en Honduras

El experto se refirió al tema debido a la polémica que ha causado en el entierro de fallecidos por covid-19 en varias zonas del país, en donde pobladores han impedido el debido procedimiento de sepultar a las víctimas por miedo a la transmisión del virus.

"Los cuerpos son muy poco infecciosos, si uno los compara con personas vivas, la probabilidad de que un virus viva en el cuerpo y sea capaz de estar más de 48 horas es nula", afirmó.

"Hasta el momento no se ha logrado mostrar ningún caso de infección en alguna persona que haya estado con cadáveres", agregó Rodríguez.

Los muertos "no tienen ninguna probabilidad de ser un ente de contagio"

Por otra parte, el doctor Omar Videa, explicó a tunota.com que un fallecido por coronavirus "no tiene ninguna probabilidad de ser un ente de contagio para las personas que están a su alrededor, tanto en el desplazamiento del cuerpo como en el sepelio".

Con respecto a las posibilidades de contagio, Videa reiteró que "prácticamente es nula, ya que no existe ningún elemento que tenga contacto con la persona depositada en el ataúd".

Los médicos hondureños han reiterado en diversas ocasiones, que no existe posibilidad que un cuerpo sin vida, pueda contagiar a una población.

Actualmente, en Honduras se reportan 1,972 casos confirmados de covid-19, de los cuales 108 han fallecido y 203 han logrado recuperarse satisfactoriamente.

Lea además: Honduras se alista para el peor escenario; Tegucigalpa y San Pedro Sula habilitan cementerios para víctimas del covid-19