Los miembros de maras y pandillas han pedido a los transportistas y comerciantes en Hoduras, que les paguen las tarifas de extorsión de forma retroactiva por los meses de la cuarentena, confirmó en TN5 el portavoz de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) Mario Fu.

De acuerdo al funcionario, pese a la suspensión de las labores en el sector transporte los criminales han exigido el pago del mal llamado "impuesto de guerra", por lo que las autoridades están investigando.

Te puede interesar: Hondureñas son las nuevas cabecillas de pandillas, según FNAMP

Por lo que han solicitado a los transportistas que sigan denunciando, ya que solo en la cuarentena la FNAMP logró evitar que más de un millón de lempiras llegue a manos de estos criminles, indicó Mario Fu.

https://youtu.be/fOCr0mPseqc

Traslado de extorsión a vendedores de verduras y carros repartidores

De acuerdo al portavoz de la FNAMP, debido al temor a contagiarse de coronavirus y ser detenidos en retenes, los criminales trasladaron su actividades ilícitas a los barrios y colonias de Honduras.

En ese sentido, las nuevas víctimas de extorsión han sido repartidores de alimentos, dueños de pulperías y hasta vendedores de verduras y tortillas.

Sin embargo, "desde el periodo de cuarentena se ha disminuido considerablemente la extorsión porque ellos no quieren exponerse ante la enfermedad y segundo que el sector más golpeado es el rubro del transporte y está paralizado", indicó el funcionario.

Te puede interesar: Así subsisten ahora las estructuras criminales al no extorsionar a transportistas en la cuarentena