Una nueva masacre se cobró la vida de tres miembros de una familia este lunes en la aldea El Mango, en el municipio de El Negrito, Yoro, en el norte de Honduras.

Las víctimas respondían a los nombres de Josué Omar y Héctor Alberto Gómez Miranda (hermanos) y Jimmy Alexander Miranda (sobrino), con edades entre los 18 y 25 años.

Según los informes preliminares, a los tres hombres los atacaron con arma blanca tipo machete, y sus cuerpos los tiraron a la orilla de una calle de tierra en el sector.

De acuerdo con los informado por las autoridades, dos de los fallecidos, Héctor Alberto y Jimy Alexander, habían sido detenidos anteriormente para investigación en relación con la muerte de Herman Serrano Ramírez, ocurrida el 18 de abril de este año.

Investigaciones tras la masacre en El Negrito

Luego del triple homicidio, la Policía Nacional se hizo presente al lugar para resguardar la escena del crimen y realizar las respectivas investigaciones.

Asimismo, personal de Medicina Forense se trasladó al sector para realizar el reconocimiento de los cadáveres y continuar con las diligencias pertinentes.

Hasta el momento, se desconoce la identidad de los responsables y el motivo por el cual cometieron el triple asesinato.

Masacres en Honduras

En mayo pasado una mujer y sus dos hijas de 8 y 12 años fueron asesinadas este martes a machetazos en Olanchito, Yoro.

Alrededor de 90 mujeres han muerto de forma violenta en lo que va de 2024 en Honduras, un país tradicionalmente dominado por los hombres.

Con alrededor de 9.8 millones de habitantes, de los que más de 51 % son mujeres, la gran mayoría pobre; Honduras registra cada 20 horas el asesinato de una mujer, de acuerdo al Comisionado de los Derechos Humanos (Conadeh).

Según cifras del Conadeh, 6,554 mujeres murieron de forma violenta en el país entre 2009 y abril de 2024. De esos casos el 26.7 % (1,750) eran amas de casa y el 95 % de esos crímenes siguen impunes en Honduras.

Honduras figura entre los países que tienen los índices de violencia más altos del mundo; sin vivir en guerra, con un promedio de entre diez y trece asesinatos al día, según fuentes oficiales.