El gobierno de Honduras envió a República Dominicana un pliego de garantías para la extradición del estadounidense Gilbert Reyes, acusado del asesinato de tres mujeres en Roatán, pero existe el riesgo de que no sea enviado al país debido a la falta de seguridad en el sistema carcelario nacional.

"No existe una verdadera seguridad en los centros penales de honduras, lo que viene a servir como debilidad al sistema penitenciario hondureño que podría influir en la no extradición del señor Gilbert Reyes", informó el abogado penalista Salomón Amador, quien está a cargo de la defensa de Reyes.

Las declaraciones de Reyes hacen alusión a la muerte de Erick Macías, culpable del asesinato del hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, ocurrida el 5 de junio en la cárcel de máxima seguridad El Pozo, en Ilama, Santa Bárbara, al occidente de Honduras.

Según autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Macías fue asesinado por orden de la Mara Salvatrucha (MS-13).

En ese sentido, Amador dijo a tunota.com que Honduras debe esperar la respuesta de la justicia de República Dominicana en los próximos días para conocer si realmente hay garantías para la extradición de Reyes.

MP debe investigar a cohechores

En caso se recibir una negativa, lo que sería muy probable de acuerdo a la defensa de Reyes, el Ministerio Público (MP) no debe quedarse de brazos cruzados, sino que debe seguir otras líneas de investigación en el caso de las tres mujeres asesinadas.

"Este tipo de crímenes no pueden ser cometidos por una sola persona, el MP debe investigar a otros cohechores", detalló Amador.

Aseguró que probará que su defendido había comprado su boleto aéreo para regresarse a su país de origen antes de que se cometiera el triple crimen.

Garantías de seguridad a Gilbert Reyes

Honduras solicitó en extradición a Gilbert Reyes el pasado mes de marzo; sin embargo, la extradición permanece en suspenso porque el Poder Judicial dominicano exige a Honduras garantizar y salvaguardar la vida del ciudadano extranjero.

En respuesta, el comandante de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y director del Instituto Nacional Penitenciario de Honduras (INP), Ramiro Muñoz, ofreció dos celdas y todas las garantías de seguridad para el estadounidense.

Gilbert Reyes es el principal sospechoso del feminicidio de Dionie Solórzano (25), quien era su expareja, y sus amigas Nikendra Mccoy (27) y María Antonia Cruz (26).