A las 4 de la mañana de lunes a viernes suena la alarma de Bessy Flores, quien se levanta a preparar el desayuno, los uniformes, alistar a sus dos hijos para ir a la escuela y limpiar su casa.

Junto a esta rutina que tienen muchas madres catrachas, la joven de 31 años debe estar pendiente de darle los anticonvulsivos a su hijo mayor, Fernando Abisai.

Fer nació hace 12 años y durante sus primeros 5 meses total iba con normalidad, sin embargo, al notar que no se desarrollaba como debía ser, decidió acudir al médico.

Fue así como, tras varios exámenes, le informaron que al momento de su nacimiento "había tenido asfixia cerebral, sufrimiento fetal y que le habían dañado 3 nervios de su cerebro".

En exclusiva con tunota.com, Bessy narró cómo es ser una madre a tiempo completo y tener que ayudar el doble a Abisai para que pueda estudiar como cualquier otro menor.

¡Madre 5 estrellas!

Sus dos hijos, Fernando y Dylan André de 9 años, son alumnos de la Escuela Experimental de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Tegucigalpa, Francisco Morazán.

Flores es muy conocida entre los docentes y alumnos, ya que debe pasar toda la jornada en las instalaciones para estar pendiente de cualquier emergencia de Fer.

Es a ellos a quienes les agradece por no hacer diferencias con su hijo mayor, quien recibe "el apoyo y amor" de cada uno de ellos.

"A las docentes, alumnos y madres de familia les agradezco el apoyo y amor que tienen hacia mis hijos. Gracias a esas madres por inculcarles valores y principios a sus hijos, gracias a las maestras por siempre creer en Fernando Abisai y su potencial y sobre todo la paciencia que le tienen", indicó.

Asimismo, mandó un mensaje especial para el director de la institución, Francis Rivera, por "no haber puesto obstáculo para que mi hijo se integrara al CEE a estudiar".

¡Bessy contactó a Shin Fujiyama!

A pesar del apoyo y aceptación, no todo ha sido fácil ya que las instalaciones de la escuela no son completamente aptas para la silla de ruedas en la que se transporta Fernando.

Fue por este motivo y al ver las malas condiciones del centro educativo, que Bessy se contactó con el 'influencer' japonés radicado en Honduras, Shin Fujiyama.

De esta comunicación surgió la carrera de los 250 kilómetros que Shin realizó desde San Pedro Sula, Cortés, hasta Tegucigalpa, para recaudar fondos para su reparación.

Ahora el centro educativo está en reparación y se espera que pueda tener todas las comodidades para que Fernando Abisai y otros niños con discapacidades parecidas pueden tener una mejor movilidad dentro de las instalaciones.