La Dirección Departamental de Educación inició una investigación en contra de Nelson Matamoros, director del Centro de Educación Básica José Cecilio del Valle de Choluteca, tras recibir una denuncia por presunto maltrato hacia un estudiante.

La acusación fue presentada por la madre del alumno, quien alegó que su hijo fue retirado del aula tras ser reprendido por el uso de un teléfono celular.

Madre del alumno habló

La madre del estudiante, cuyo nombre no se reveló, presentó la denuncia argumentando que Matamoros expulsó a su hijo injustamente.

Según su relato, el problema surgió debido al uso del teléfono móvil en clase, lo que está prohibido por el reglamento de la institución.

"Aquí tenemos un reglamento y un acta de compromiso firmada por el alumno, donde se establece que no se permite el uso de teléfonos en clase porque ellos vienen a estudiar", explicó un maestro a MetroTV.

Respuesta del director del instituto

Nelson Matamoros defendió sus acciones afirmando que la situación fue un malentendido.

Según Matamoros, el estudiante tenía un bajo rendimiento académico y se le había solicitado que se sentara en la parte delantera del aula para mejorar su desempeño.

"El estudiante se molestó porque se le pidió que se sentara adelante y se retiró voluntariamente del aula. Tenemos testigos, incluidos compañeros de clase, que pueden corroborar esto", afirmó.

Nelson también enfatizó que se había hablado con la madre del estudiante sobre la situación y que el teléfono le era devuelto al final de la jornada escolar debido a que el joven trabajaba en un taller.

"Siempre pasamos revisión y se le explicó a la madre que no se permitía el uso del teléfono durante las clases", agregó.

La denuncia generó reacciones mixtas entre la comunidad educativa. Algunos padres de familia expresaron su apoyo al director, mientras que otros han pedido una investigación exhaustiva para aclarar los hechos.

Además, se reportó que no solo los estudiantes, sino también los docentes han recibido malos tratos por parte del director, lo que ha llevado a un ambiente de tensión y silencio entre el personal docente.

Investigación en curso

Representantes de la Dirección Departamental y Municipal de Educación se presentaron en el centro educativo para realizar una investigación de campo y evaluar el trato que se da a los estudiantes y al personal.

"Nos hemos presentado in situ para investigar la situación denunciada por la madre de familia. Estamos recabando versiones del director, del personal y de los testigos para esclarecer los hechos", informó un funcionario de la Dirección Departamental.

La investigación busca determinar si hubo un malentendido o si realmente se cometieron actos de maltrato que justifiquen la denuncia. Mientras tanto, se mantiene la atención sobre el caso y se espera que las autoridades educativas tomen una decisión basada en los resultados de la investigación.