Con su rostro decaído y lleno de lágrimas, la señora, quien tiene un negocio en el icónico mercado capitalino, contó que sus deudas van en aumento mientras que sus ingresos cada vez son menores.

Esto se debe a la baja afluencia de compradores en el mercado Los Dolores de Tegucigalpa, capital de Honduras.

La historia de la hondureña de la tercera edad se torna más triste cuando su vivienda, ubicada en el barrio El Chile, en Comayagüela, se incendia. Además, unos meses después pierde a su esposo y a su único hermano. Ambos murieron de covid-19.

"A veces son las 9:00, 10:00, 11:00 de la mañana y no se ha vendido nada ( ... ) uno se preocupa porque no tiene de dónde agarrar. A mí me ha gustado siempre trabajar no ser mantenida", señaló.

En ese sentido, hizo un llamado a los hondureños para que asistieran al mercado a realizar sus compras del día a día para apoyarla, no solo a ella, sino que también a sus compañeros.

"Por favor vengan al mercado Los Dolores a comprar poquito pero que se den una vuelta pero que nos apoyen", manifestó en Noticieros Hoy Mismo.

La hondureña aseguró que a pesar de atravesar por una situación económica difícil siempre atiende a sus clientes con una sonrisa en su rostro. Doña Rosa Margarita contó que su

"Yo por eso no me quedo en mi cuarto, siento que si yo me quedo en ese cuarto por la forma en la que yo vivo ahora me voy a enfermar más bien", añadió.

Hondureño que agredió a modelo colombiana va a audiencia la otra semana