En medio del dolor y la consternación, un padre se despidió este jueves de su hijo de 14 años, quien fue asesinado tras presuntamente sufrir abusos en la aldea La Sarrosa de El Progreso, Yoro, en la zona norte de Honduras.

Entre sollozos desconsolados, el señor Napoleón Bonilla, padre del menor al que le arrebataron la vida el miércoles 5 de junio, expresó: "Hijo, que Dios te haya tomado en sus manos. Tómalo Señor, te lo ofrendo, Padre amado, a mi criatura".

Contemplando el cuerpo sin vida del menor Omar Bonilla Díaz, quien tenía Síndrome de Down, su padre imploraba a Dios por ayuda y fortaleza para no caer en la depresión ante la ausencia de su pequeño.

"Mi criatura se me va, pero exijo que las autoridades hagan lo necesario porque mi vida no será igual", afirmó Bonilla antes de dar sepultura a su hijo.

Detención de supuesto asesino

La Policía de Yoro arrestó el miércoles a un hombre, presuntamente responsable de abusar y asesinar al pequeño Omar.

El detenido, conocido como "El Morro", fue presentado ante los tribunales de El Progreso, donde enfrentará el proceso en su contra. Sin embargo, las autoridades continúan investigando para determinar si hay otras personas involucradas en el caso.

"Si él lo hizo, que pague, pero creo que no fue solo", comentó la abuela de "El Morro" en declaraciones a Noticieros Hoy Mismo de TSi.

Por otro lado, el abuelo del presunto culpable afirmó que temen por su vida, ya que han escuchado amenazas por parte de familiares del niño asesinado, quienes advierten que "su muerte no quedará impune".

Los abuelos del presunto asesino señalan que lo criaron desde que tenía un año, pues su madre lo abandonó. Además, lo describen como malcriado y adicto a las drogas.